Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , los hechos ocurrieron el 4 de julio 2015, cuando el acusado se encontraba en el bar regentado por su hijo y la pareja sentimental de éste.

En un momento dado, el acusado accedió a la cocina del establecimiento donde estaba la menor, que en esas fechas tenía 10 años de edad. Aprovechando que estaba solo con ella, comenzó a darle besos en la boca y en el cuello, al tiempo que la sujetaba por la cintura, a pesar de que la menor le pedía que parara.

El acusado le pidió que no se lo contara a nadie, pero la niña lo relató al hijo del acusado, que acudió la Guardia Civil a denunciar los hechos.