La plantilla del BSR Amiab está centrada en los entrenamientos de cara a la disputa, el próximo fin de semana, de la fase final de la Euroliga 2, competición que se disputa en la ciudad francesa de y a la que accedió después de ganar su fase de grupos.

La competición liguera tuvo descanso la pasada semana y este fin de semana los manchegos tienen otra jornada adicional de descanso puesto que al ser un grupo impar la competición de el calendario da un descanso adicional cada semana a un equipo y ahora les ha tocado a los de . Una circunstancia que tiene su doble cara positiva y negativa, por un lado el equipo tiene más tiempo para recuperar efectivos y entrenar, probar jugadas y prepararse pensando en la Euroliga, y por otro esta el problema de sumar varias semanas sin competir.

La plantilla de Abraham Carrión está bien físicamente y el técnico y el club esperan que los jugadores den su mejor nivel en la parte final de la temporada, en la que los manchegos van a estar en la disputa de esta fase final de la Euroliga, por lo que hay otro titulo europeo en juego, y después estarán en la fase final de la Liga.

La semana próxima el equipo entrenará los primeros días en Albacete y luego partirá a Toulouse, donde durante el fin de semana se disputarán los partidos de la fase final, en la que los albaceteños esperan dar su mejor nivel y aspiran a repetir título, como ya lograron la pasada temporada en otra competición europea. Uno de los rivales de los manchegos será conocido, el Bidaideak , equipo que no hace muchas semanas superó a los manchegos en la competición de Liga y que será uno de los rivales a batir.

Final a cuatro en Albacete

En el club en lo que se trabaja desde hace tiempo es en organizar la final a cuatro de la . Los manchegos, que han disputado las últimas finales, quieren esta vez contar con el apoyo de su público para intentar volver a jugar por el título y esta vez ganarlo. El año pasado esta fase final se disputó en el pabellón Príncipe de de y se impuso en la final al BSR Amiab Albacete.

El club quiere que esta fase final sea una auténtica fiesta del baloncesto en silla de ruedas y está previsto que los encuentros se disputen entre el viernes y el sábado, para que después de la final se pueda celebrar una fiesta, al estilo de la que se organiza al final del mundial de motociclismo, con la participación de los equipos y los jugadores que hayan destacado a lo largo de la temporada.