El Pleno del Ayuntamiento de La Roda, en sesión ordinaria correspondiente al mes de enero, celebrada en la tarde del jueves día 31 de enero, dio luz verde a tres mociones, dos del PP y una tercera presentada por el PSOE.

La primera en abordarse fue la planteada por el equipo de Gobierno para reclamar a la JCCM la financiación del sobrecoste laboral derivado de la aplicación del nuevo salario mínimo interprofesional (SMI) a los trabajadores de planes de empleo, siendo aprobada con los votos a favor del PP y PSOE, optando IU-Ganemos por la abstención. Según el texto presentado, el nuevo SMI asciende a 900 €/mes y la nueva base mínima de cotización a la Seguridad Social asciende a 1.050,10 € mensuales. Esta modificación “afecta directamente a los costes laborales (nómina y seguros sociales) correspondientes a los trabajadores contratados o previstos de contratar en relación con el Plan Extraordinario de Empleo (PEE)” aumentando un 22,30% los costes inicialmente previstos. Esto supone un sobrecoste total imprevisto de 251,76 € más por cada trabajador y mes hasta el vencimiento de sus contratos, que recaería íntegramente “si no se adopta ninguna decisión al respecto” sobre el Ayuntamiento de La Roda, “lo cual sería absolutamente injusto y desproporcionado, máxime cuando el PEE es un programa cofinanciado, en mayor o menor medida, por distintas administraciones”.

A continuación, se trató la segunda propuesta del PP que instaba al “reconocimiento del valor estratégico de la caza y la elaboración de un plan nacional de gestión cinegética”; aprobada en solitario por el equipo de Gobierno, con la abstención del PSOE y el voto en contra de IU-Ganemos. En la defensa de este punto se esgrimieron diversos datos, como el hecho de que “cada año, los propietarios y gestores de terrenos cinegéticos invierten conjuntamente 233 millones de euros en repoblaciones y otras inversiones de conservación medioambiental y que cuatro de cada cinco cotos en España organizan actividades destinadas a sensibilizar y concienciar sobre la caza responsable y sostenible, según datos del informe Evaluación del Impacto Económico y Social de la Caza en España 2016” elaborado por y la ”. De igual manera, indica la contribución de la actividad cinegética para el control y prevención de episodios de riesgo sanitario derivados de enfermedades como mixomatosis, tuberculosis o la temida peste porcina africana, presente ya en varios países europeos; así como al control de poblaciones ante la ausencia de predadores naturales necesarios para mantener un equilibrio natural en los diferentes ecosistemas.

Finalmente, su puso sobre la mesa la moción presentada por el grupo socialista, la única que contó con el apoyo unánime de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de La Roda, para el “refuerzo y puesta en valor de las medidas previstas en el Pacto de Estado en materia de violencia de género”. Entre otras cosas, el documento hace hincapié en la necesidad de fortalecer “iniciativas para combatir esta lacra” y el compromiso “a impulsar la aplicación de la Ley de medidas de protección integral contra la violencia de género y la Ley 4/2018, para una sociedad libre de violencia de género en Castilla-La Mancha, en coordinación con todos los poderes públicos”. El documento señala la necesidad de “reforzar y seguir poniendo en valor las medidas contenidas en el Pacto de Estado en materia de violencia de género (…) con el objetivo de combatir el terrorismo machista, el problema más grave que sufre actualmente la sociedad española y los castellanosmanchegos, que tiene su caldo de cultivo en una cultura y educación profundamente antidemocrática y que parte de la idea de la superioridad del hombre sobre la mujer”.

Igualmente se aportaron algunos datos como los que refleja la última macroencuesta sobre la violencia de género realizada por el en la que se refleja que el 12,5% de las mujeres mayores de 16 años han sufrido violencia de género alguna vez en su vida, lo que en términos absolutos suponen 2,5 millones de mujeres en España. Además, el 2,7% de las mujeres mayores de 16 años han sufrido violencia en el último año; mientras que el 64% de los hijos e hijas de las víctimas presenciaron los episodios de violencia.