El consejero de Vivienda y Urbanismo, Alejandro Gil, ha presentado hoy las líneas generales del Plan de Ordenación del Territorio (POT) de Albacete y su entorno, destacando que “ha de ser fruto de la participación y el acuerdo de todos los ayuntamientos y colectivos implicados”.

En principio, el POT de Albacete afectará a 15 municipios, con una superficie de 3.314 kilómetros cuadrados, y a una población estimada de 300.000 personas en el horizonte del año 2020.

En concreto, los municipios incluidos en este Plan son: Albacete capital, Chinchilla de Montearagón y La Gineta, en un primer ámbito; y, en un radio de 30 kilómetros, Tarazona de La Mancha, La Roda, Fuensanta, Montalvos, Madrigueras, Motilleja, Mahora, Barrax, La Herrera, Pozo Cañada, Balazote y Valdeganga.

El consejero, quien ha destacado la importancia de estas actuaciones para adelantarse a una realidad “que no atiende a límites locales”, ha asegurado que este Plan se desarrolla “en el mejor momento”, teniendo en cuenta que sólo dos de estos municipios, Chinchilla y Mahora, tienen actualizado su planeamiento urbanístico.

Alejandro Gil ha explicado que el citado POT nace de la necesidad de establecer un crecimiento ordenado de Albacete, la comarca de Los Llanos y el sur de la comarca de La Manchuela, zonas sobre las que se prevé un importante desarrollo demográfico y urbanístico.

Este documento, cuya redacción licitará la Consejería de Vivienda y Urbanismo simultáneamente con el Plan de Ordenación Municipal de Albacete, contempla cuatro fases.

En primer lugar, se realizará un diagnóstico de la situación actual, en materia de infraestructuras, población, medio físico, planeamientos urbanísticos, economía y recursos naturales, entre otros; la segunda fase consistirá en conseguir la participación de todos los colectivos implicados; posteriormente se elaborará un documento inicial que contemple la propuesta del Plan, que se someterá a información pública y, por último, se aprobará el documento final, que se publicará en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha para su entrada en vigor.