El viceportavoz del PP de Albacete, , ha lamentado hoy en rueda de prensa la entrada de los radicales de extrema izquierda en el Gobierno socialista de , lo que para el dirigente ‘popular’ supone un obstáculo más a la recuperación económica y el empleo en Castilla-La Mancha.

“Page ha traicionado a todos los ciudadanos metiendo en el gobierno regional a Podemos, con lo que el futuro de nuestra CC.AA queda en manos de , o , algo que espantará a las empresas y augura el aumento de la presión fiscal y los impuestos en nuestra región”.

Ortega advierte que la entrada de Podemos en el Gobierno es abrir la puerta a los que apoyan al dictador en Venezuela; es la resultante de un pacto de los sillones entre partidos perdedores, que se han coaligado para no dejar gobernar al partido mayoritario en Castilla-La Mancha, el , un partido serio y responsable como está demostrando a nivel nacional donde la recuperación del empleo y de la economía es ya un hecho constatado por todos.

“Para Castilla-La Mancha, es una humillación que Page someta a sus vecinos a los intereses partidistas y personales, y cuando estamos en la mitad de la legislatura, podemos decir que será un período perdido para la recuperación económica y el empleo, así como para el desarrollo de nuevas insfraestructuras. Aquí, lo único que interesa a Page y Podemos es seguir en el poder, a costa de cualquier cosa”.

Bernardo Ortega detalló que la entrada de Podemos en el Gobierno regional supone, además de la Vicepresidencia y una nueva Consejería, la entrada de 40 asesores de Podemos. “Page ha demostrado que no es de fiar, y que su palabra no vale para nada. Además de las promesas incumplidas en campaña electoral, recordemos que anunció que nunca pactaría con la extrema izquierda”.

Para Ortega, esta entrada de Podemos en el Gobierno no es una buena noticia para los agricultores y ganaderos, ni para el sector industrial, ni para las empresas en general, con lo que de nuevo se resentirá en la creación de empleo. “Esto es sólo un experimento de la izquierda que tiene a Castilla-La Mancha como conejillo de indias para hacer sus probaturas, a costa de hundir a los castellano-manchegos”.