Aunque con ciertos reproches por la negativa de Ciudadanos de llegar a un pacto de gobierno con el PP, Serrano ha deseado “aciertos” a Casañ en su nueva andadura como alcalde, cargo que él mismo ha tenido “el privilegio” de ostentar hasta este día.

“Sé que las cosas no son fáciles y que entre blancos y negros hay muchos tonos de grises”, ha asegurado Serrano, que le ha dicho a Casañ que la obligación de un alcalde, “su norma básica de actuación, es algo muy sencillo: poner Albacete por encima de cualquier partidismo”.

Serrano ha finalizado su turno de palabra asegurando que el PP trabajará estos años desde la oposición defendiendo sus propuestas de campaña. “No sé si los concejales de otros partidos políticos podrán decir lo mismo mirando a sus votantes”, ha sentenciado.