La presidenta regional del Partido Popular, Mª Dolores Cospedal, ha mantenido una reunión de trabajo con los representantes de las asociaciones de comerciantes de Albacete –integrados en FEDA- para escuchar las reivindicaciones y problemas del sector y para desgranar las propuestas que el Partido Popular ofrece como solución.

Cospedal pidió ayuda para el sector servicios y comercio tradicional, con una serie de medidas que abarcan desde aumentar las dotaciones de efectivos de Cuerpos de Fuerzas de Seguridad del Estado, reformas en el código penal “para que delinquir en España no salga barato”, e incentivos fiscales que ayuden a pequeños y medianos empresarios a mantener los puestos de trabajo.

Aseguró la presidenta regional del Partido Popular que es especialmente importante ayudar al comercio tradicional de nuestra comunidad en el contexto de una crisis económica como lo demuestran los datos del desempleo conocidos este martes: “Es la primera vez en 12 años que sube el paro en el mes de mayo, a lo que hay que añadir el 20% de incremento de desempleados en Castilla-La Mancha durante el último año”.

Incoherencia del gobierno socialista de la región en materia de agua

Asimismo, Cospedal ha mantenido, posteriormente, una reunión con los agricultores de la Junta Central de Mancha Oriental, donde apostó por “un Plan Nacional del Agua donde no exista un trato preferencial hacia determinadas Comunidades Autónomas en detrimento de Castilla-La Mancha” y criticó que se hayan derogado todos los trasvases mientras se mantiene el acueducto Tajo-Segura.

La presidenta regional del lamentó que los diputados de Castilla-La Mancha del PSOE derogaran el anterior Plan Hidrológico Nacional “después de haberlo aprobado en nuestra región, donde se dijo que era el mejor Plan que se podía tener. Espero que si se llega a un gran acuerdo, la Junta no cambie de opinión a los pocos días”.

Añadió Cospedal, en este sentido, que “el PP tiene las cosas claras y nos dedicamos a defender los intereses de nuestra tierra”. Por su parte, los regantes expresaron su postura ante una redacción del Plan de Cuenca del Júcar, destacando el esfuerzo realizado por estos regantes para ahorro en el consumo de agua procedente del propio Júcar.