El Programa “Vínculos en acogimiento familiar” del Servicio de y Familia de la Consejería de Bienestar Social dirigido a menores y jóvenes tutelados por la Administración autonómica, y que se desarrolla en colaboración con la entidad ACOFAM atiende actualmente a 24 niños y niñas en la provincia de Albacete y trabaja con 20 nuevos beneficiarios.

El objetivo de este Programa preparatorio para el Acogimiento Familiar es ofrecer la posibilidad a estos menores de vivir en un ambiente familiar complementario al suyo contando con la atención que permite su desarrollo personal manteniendo la relación y el vínculo con su familia de origen.

La delegada provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma ha explicado que “Vínculos en acogimiento familiar”, comenzó en el año 2018, con 33 niños, niñas y jóvenes, y con 45 familias (22 de origen y 23 de acogida), y trabaja en tres ejes fundamentales: una familia acogedora; un niño, niña o joven; y una familia biológica.

Coloma ha calificado este Programa de “instrumento de acompañamiento para formar, crear las condiciones para normalizar la situación familiar, no de asumir sin más que el nuevo hogar que se le va a procurar al niño o la niña es necesariamente mejor o preferible a su permanencia en el hogar de origen.”. Además, ha apuntado “el aspecto fundamental es que estos niños y niñas establezcan, vínculos emocionales fuertes y saludables”.

Por otro lado, la delegada de la Consejería de Bienestar Social en Albacete ha resaltado que con este Programa destinado a la infancia también queremos evitar “conductas disruptivas en menores tales como inseguridad, baja autoestima, baja tolerancia, frustración, ira, comportamientos agresivos físicos o verbales, tanto hacia sí mismos como hacia los demás”.

Una intervención en paralelo y reconocimiento a los profesionales

El Programa “Vínculos en Acogimiento Familiar” también ayuda a los acogedores a entender las circunstancias del niño o niña acogida así como establecer un vínculo emocional estable que pueda reparar las carencias anteriores, al mismo tiempo que se trabaja con los padres biológicos para que sean conscientes del momento evolutivo en que se encuentra su hijo o hija.

“Aunar la intervención en paralelo, con acogedores, niños y niñas y padres biológicos, ayuda a un adecuado desarrollo tanto del acogimiento, mientras dure la medida de protección, como del niño o niña en las esferas personal, social y familiar”, ha aseverado Coloma.

La delegada provincial de Bienestar Social ha trasladado que la intención del Gobierno regional es “potenciar la prevención con servicios y programas que eviten la separación familiar; adecuando los procesos de valoración, acompañamiento y seguimiento, tanto de las familias acogedoras como de las familias biológicas que se encuentren en situación de riesgo grave; y, sobre todo, preparar a las familias y a los niños para la separación, para las visitas y para la reunificación”.

Coloma ha informado que “Vínculos en Acogimiento Familiar” se desarrolla en las provincias de Albacete y Cuenca, y que en el caso de la provincia albacetense, cuenta con dos especialistas en terapia familiar, psicóloga y trabajadora social y un coordinador, todos ellos dependientes de la entidad ACOFAM.