La en Albacete acogió esta tarde un acto, que contó con las ponencias de la directora del , ; la secretaria para la Violencia de Género de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, ; y la presidenta estatal de la , , en el que se analizó el contenido y trascendencia de la Ley regional para una Sociedad Libre de Violencia de Género, que entró en vigor el pasado día 15 de noviembre.

Un acto que el secretario general del PSOE en la provincia de Albacete, , caracterizó como una “reivindicación de la lucha contra la violencia de género, algo que compete a todos los hombres y todas las mujeres, y que el PSOE siempre ha llevado a gala”.

De hecho, subrayó, “la militancia socialista siempre ha estado unida en esta lucha, que debemos librar y ganar entre todos y todas, porque concierne a toda la sociedad”, añadiendo que “todas las violencias son rechazables y deben ser combatidas, pero no se me ocurre peor forma de violencia que la que ejerce una parte de la sociedad contra la otra, por considerar que tiene un especial derecho a violentar sus derechos. Esto no debería ocurrir en una sociedad moderna como es la de nuestro país, pero es un problema que existe y que tenemos que visibilizar y combatirlo”.

Por otra parte, la directora regional del , Araceli Martínez, argumentó que “hablar de socialismo es hacerlo también de feminismo y la trayectoria del movimiento feminista en nuestro país no podría entenderse sin la contribución del PSOE”.

Además, señaló que “es cierto que las y los socialistas y feministas socialistas hemos luchado mucho contra la violencia de género, pero no con un carácter meramente paliativo o asistencial, lo hemos hecho desde la convicción que para erradicar la violencia de género debíamos luchar contra todas las manifestaciones del machismo. Por supuesto, contra la violencia que se ejerce contra las mujeres, pero sobre todo, promocionando la igualdad radical y efectiva entre mujeres y hombres, que es el único camino”.

En este punto, Araceli Martínez también expuso que la consecución de este objetivo precisa de “la complicidad de los hombres, desde su compromiso con la transformación de esos nuevos modelos de masculinidad para ir construyendo una sociedad más igualitaria, donde toda la responsabilidad no recaiga sobre las mujeres, como ha ocurrido tradicionalmente, sino que lo haga también sobre el compromiso de los hombres, no solo para no ejercer violencia, sino también para instaurar un modelo de sociedad más inclusiva y solidaria”.

La prevención y la sensibilización, cruciales

En lo que concierne a la nueva Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género valoró la importancia que se le concede a “la prevención, a la sensibilización y a la concienciación, para lo que es imprescindible el concurso de los hombres”.

Por su parte, la presidente estatal de la Asociación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, afirmó que para combatir con éxito la violencia de género en los tribunales, es imprescindible que sus titulares “tengan la sensibilidad y formación propicias para hacer justicia. Mientras que los jueces no comprendan que la realidad de las mujeres es diferente a la de los hombres y que si se aplica la Ley sin tener en cuenta esta realidad no estarán aplicando la Ley, en consecuencia, no se hará justicia, no conseguiremos avanzar nada”.

Por último, la secretaria federal para combatir la violencia de género, Susana Ros, aseveró que tanto para el PSOE como para el Gobierno que preside erradicar la violencia machista “es una prioridad. Estemos donde estemos, ya sea en la oposición o el gobierno. De ahí que ahora, cuando estamos en el Gobierno, ya hemos puesto en marcha las primeras medidas contempladas en el Pacto de Estado contra la Violencia machista, destinando 100 millones de euros para financiar políticas integrales, 80 millones a las comunidades autónomas y 20 para los ayuntamientos”.

Precisamente, sobre este último aspecto, dotar a las administraciones locales de fondos y medios para combatir la violencia de género, Susa Ros aseguró que es esencial, pues estas son “a las que se dirigen las víctimas, por ser las más cercanas”.