El ha celebrado en Villarrobledo su , en el que representantes de nueve agrupaciones locales han abordado la situación de la comarca en materia de sanidad y servicios sociales aplaudiendo la reapertura de la planta del Hospital de Villarrobledo, que fue cerrada por el ejecutivo de , y criticando duramente las intenciones de y del de privatizar la Sanidad de nuestro país.

El secretario provincial de en Albacete, Francisco Valera, ha participado en el encuentro y ha recordado que, aunque en las últimas declaraciones concedidas por Francisco Núñez a una agencia de prensa, el almanseño asegura apostar por la gestión pública de la Sanidad, las acciones de los “populares” durante sus años de gobierno “demuestran todo lo contrario”.

Así, ha puesto como ejemplo: los recortes en materia sanitaria a nivel regional y también provincial, destacando el cierre de plantas hospitalarias, escuelas públicas y recortes en la Ley de Dependencia; y el Real Decreto aprobado por el PP en 2012; “un texto que supuso importantes restricciones en materia sanitaria, expulsando del derecho a la misma a 900.000 ciudadanos y ciudadanas y abriendo la puerta al copago farmacéutico”, ha expuesto el secretario de Organización provincial. Durante el encuentro socialista se han comparado las dos formas de gobernar y se ha subrayado que el mejor discurso político son las acciones. En este punto se han abordado como ejemplo los avances en materia socio-sanitaria que ya se están materializando en la comarca destacando la reapertura de la planta del Hospital de Villarrobledo, un centro cuya área de influencia se estima en 65.000 personas.

Con esta acción, “que responde a un compromiso político de humanización sanitaria a través del Plan Dignifica”, ha recordado Valera, se mejoran las condiciones de ingreso, de intimidad, confidencialidad y confortabilidad de usuarios y familiares; “demostrando, de manera objetiva, la preocupación del ejecutivo regional por el bienestar de la ciudadanía”.

En este punto han destacado que, durante esta legislatura socialista, el área de Villarrobledo ha recibido en inversiones, tecnología y profesionales sanitarios, una cuantía superior al millón de euros. “Cifra que contrasta con los 200.000 destinados en la legislatura Popular, y que ha servido para reducir las listas de espera en 2.055 pacientes gracias a la contratación de 52 profesionales sanitarios”, ha dicho. En el encuentro también se ha subrayado que, durante este tiempo, la actividad del área de rehabilitación se ha incrementado en un 30% (pasando de 1069 sesiones mensuales a 1672), y que en el han pasado de realizarse 214 tratamientos mensuales a 295 (27.45% más).

Con datos objetivos sobre la mesa, en el consejo comarcal se ha aplaudido la línea de trabajo que el está llevando a cabo en materia socio-sanitaria destacando que “la región es ejemplo y garante de la sanidad pública para todos, y enfatizando que se trata de un derecho fundamental para la dignidad de millones de personas y, sobre todo, de quienes menos recursos tienen”. Los responsables provinciales se han comprometido en trabajar para impedir que los políticos de Partido Popular jueguen con un el sistema de universalización y gratuidad sanitaria del que gozamos en nuestro país

Medidas para confiar

Los responsables municipales albaceteños reunidos en Villarrobledo, han reconocido también el trabajo del y las medidas abordadas por el ejecutivo nacional durante sus primeros 100 días de Gobierno valorando: la inversión realizada para fortalecer servicios públicos esenciales como la sanidad, la educación o las pensiones; la devolución del carácter universal a la sanidad pública dando asistencia sanitaria a aquellos que quedaron excluidos por el decreto Popular (28.000 personas); la puesta en marcha del Observatorio de Salud de las Mujeres, para profundizar en temas de salud sexual, reproductiva y afectiva, enfermedades específicas o de mayor prevalencia en las mujeres, y contribuir a la lucha contra la violencia machista; la recuperación del derecho a la reproducción asistida a mujeres solas y a lesbianas, que por fue eliminado por el PP en 2013; y el impulso del debate sobre la eutanasia como un derecho y una prestación sanitaria que garantice el derecho a una muerte digna.