El secretario de Organización socialista lamentó la pérdida en la provincia de un 18% de policías y de un 8% de guardias desde que gobierna el

Albacete, 07 de marzo de 2018.- El secretario de en la provincia de Albacete, , denunció hoy la “falta de efectivos de la Guardia Civil y de la ” en la provincia de Albacete y pidió al y a la Subdelegación del Gobierno en la provincia “explicaciones” tanto sobre esos recortes como de “los planes a futuro”. En rueda de prensa, el secretario de Organización señaló que “la seguridad ciudadana entra dentro de las prioridades del porque es un pilar más del estado social, como la educación, los servicios sociales o la sanidad y como tal lo vamos a reivindicar”, y enfatizó en exigir “cuáles son los planes de futuro que tiene el respecto a esta situación y qué va a hacer para revertir estos recortes”.

Francisco Valera aseguró que desde que gobierna , año 2011, la provincia “ha perdido” un total de 74 policías nacionales y 64 guardias civiles, cifras que suponen un descenso en la plantilla de Policía Nacional del 18% y de un 8% en el caso de Guardia Civil. Según datos del propio , a 31 de octubre de 2017 faltaban 72 plazas de policías por cubrir en las comisarías de Albacete y Hellín; mientras que el catálogo de la Guardia Civil pone de manifiesto que faltarían 91 puestos por cubrir en la Comandancia de Albacete. Al respecto, Valera quiso poner especial énfasis precisamente en estos datos de la Guardia Civil “porque su falta de efectivos afecta mayoritariamente a los núcleos rurales y porque en la mayoría de los pueblos de nuestra provincia la única protección que existe es precisamente ésa, puesto que carecen de y, por supuesto, de Policía Nacional”, explicó.

El secretario de Organización socialista lamentó el cierre en el último año de los cuarteles de Bonete y Viveros, y aseguró que hay otros de la provincia “cuya existencia está en peligro”, como podría ser el caso de Lezuza o Alatoz. “Pero es que además otros han pasado de tener un acuartelamiento propio a tener una oficina de gestión, como en el caso del Pozuelo, que abre un par de días a la semana”, añadió, a la vez que rechazó que “donde se cierra un cuartel, los ciudadanos deben de tener muy claro a dónde se tienen que dirigir para conseguir encontrar un puesto abierto”. “Éste no es en ningún caso culpa de los propios guardias civiles, que son los que más están sufriendo estos recortes”, aclaró el dirigente socialista, quien sí que culpo directamente a la Subdelegación del Gobierno, al Ministerio “y al propio presidente de una falta de coordinación y de plan de futuro para las zonas rurales porque entendemos que éste es un nuevo ataque del Partido Popular al mundo rural”.