“Por deseo expreso de , que en virtud de sus facultades como alcaldesa convocó este jueves un Pleno Municipal Extraordinario para dar cuenta de las alegaciones del PP al , que se convirtieron en las que presentará el Ayuntamiento de con el único respaldo de y su Equipo de Gobierno, las propuestas consensuadas por la Mesa del Agua y que suponían una mejora ostensible al texto elaborado por el PP ni siquiera fueron sometidas a la consideración del Pleno”, según ha indicado el grupo socialista en nota de prensa.

De hecho, el PSOE, a través de su portavoz municipal planteó dos cuestiones de orden previas al inicio del Pleno, puesto que, tal y como recogen los 75.3 y el 92, en su apartado ‘b’ del Reglamento Orgánico Municipal del Ayuntamiento de Albacete, debería haberse permitido al grupo municipal socialista presentar para su toma en consideración una alternativa a la propuesta del Equipo de Gobierno.

Ambas cuestiones, “en un claro ejemplo de la miopía democrática que aqueja a Carmen Bayod”, manifiesta el grupo socialista, fueron desestimadas sin tan ni siquiera permitir al Pleno que votase sobre la admisión o inadmisión de esta propuesta, lo que evidencia, argumentó , que la alcaldesa y su Equipo de Gobierno “nos han convocado para una mera dación de cuenta de su incapacidad para defender los intereses de la ciudad de Albacete en el Plan del Júcar, porque así lo ha querido Cospedal, sabedora de que contentar a los regantes valencianos es clave para salvaguardar su posición en Génova”.

Durante su intervención previa al desarrollo del Pleno, Antonio Martínez también dejó constancia de la incongruencia de convocar un Pleno Extraordinario, aludiendo al carácter de urgencia por la conclusión del plazo para presentar alegaciones ante la , pues finaliza este viernes, 7 de febrero, “algo que ya sabíamos desde el pasado 7 de agosto, cuando se publicó el borrador del Plan, por lo que nuestra alcaldesa confunde urgencia, con desidia y falta de previsión”.

Posteriormente, durante su intervención, el concejal socialista también apeló a la buena voluntad de la alcaldesa para que fuera incluida una enmienda de viva voz al texto elaborado por el Grupo ‘popular’, puesto que existe un precedente en este sentido, cuando en el pasado Pleno Ordinario correspondiente al mes de enero, tanto el PSOE como IU admitieron una modificación en este sentido, a petición del concejal del PP .

Según Ramón Sotos, la alcaldesa “es fiel seguidora de la ley del embudo, para sus propuestas y planteamientos el extremo más ancho, para los de la oposición siempre elige la parte más estrecha”.

Cospedal y Bayod, dos “caballos de Troya”

Finalmente, tanto el PSOE como IU votaron en contra de las alegaciones presentadas por el PP, que “haciendo uso de su mayoría convirtió esta tarde en las del Ayuntamiento de Albacete”, por entender, expresó Ramón Sotos, “que suponen renunciar a los derechos de la ciudad de Albacete, porque en esta ciudad tenemos dos caballos de Troya que se han infiltrado contra nuestros intereses, y Carmen Bayod, puesto que ambas están más preocupadas por el que por el Júcar”.

Parafraseando al magnate financiero , que en una intervención pública reconoció que “en la actualidad en el mundo se está librando una guerra de clases y la estamos ganando los capitalistas”, Ramón Sotos aseveró que “en la actualidad estamos inmersos en una guerra del agua y la está ganando la Comunidad Valenciana, porque nuestros representantes institucionales están traicionando los intereses de Albacete y -La Mancha”.

Ramón Sotos también informó que el PSOE presentará la alegaciones al Plan del Júcar, pactadas en la Mesa del Agua de Albacete, en la que están representados la , la Unión de Consumidores, las organizaciones agrarias UPA y ASAJA, los sindicatos CCOO y UGT, la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental, la UCLM, el sobre el Agua, PSOE e IU y expertos de reconocido prestigio en el ámbito de legislación hídrica.

Un órgano que, desde el pasado mes de agosto, cuando se publicó el borrador del proyecto del nuevo Plan del Júcar, “ha ofrecido a la alcaldesa en reiteradas ocasiones que lo lidere, como correspondería a la máxima responsable institucional de la ciudad”. Ofrecimiento que, “una y otra vez, ha declinado Carmen Bayod, llegando a ningunear a sus integrantes, a los que ni tan siquiera se dignó a recibir en su despacho, despachándolos en los pasillos del Ayuntamiento cuando pretendían hacerle entrega de sus alegaciones el pasado 20 de enero”.

Finalmente, Ramón Sotos argumentó que el voto en contra del PSOE a la propuesta del PP obedece a que el Grupo Socialista no está dispuesto a renunciar a cinco aspectos, que calificó como claves para los intereses de Albacete en el nuevo marco legal para el .

Estos aspectos, precisó, se corresponden con el abastecimiento de Albacete y su área de influencia, para el que el PSOE aboga por que se concrete en el Plan del Júcar la garantía del abastecimiento de Albacete y su prioridad de uso en los mismo términos que el resto de abastecimientos de la hidrográfica del río Júcar, sin que pueda someterse a ningún tipo de gravamen, canon o tarifa distinto del establecido con carácter general en la Ley de Aguas y que se elimine en el Plan del Júcar la referencia al Convenio de Alarcón.

Otro aspecto irrenunciable, prosiguió, concierne a las actuaciones para prevenir las inundaciones, para las que la propuesta de la Mesa del Agua, dada su urgencia solicita la reducción del plazo establecido en el Plan del Júcar para el inicio de la ejecución de las obras, para el que fija el año 2022, proponiendo que se adelante a 2018.

A esto se suma, añadió, en lo que respecta a la modernización de regadíos, que la Mesa del Agua aboga porque el Ayuntamiento solicite que las infraestructuras de las dos fases de sustitución de bombeos que contempla el Plan del Júcar se consideren como excepcionales al principio de recuperación de costes y entendiendo que tienen una finalidad ambiental y de interés general.

La propuesta de la Mesa del Agua, incidió Sotos, también contempla que en lo que concierne a la garantía de las asignaciones y reservas, deben garantizarse las asignaciones y reservas a los usuarios de La Mancha Oriental, en cuanto a sus necesidades presentes y futuras, corrigiéndose los posibles déficit de gestión prioritariamente con aguas de la cuenca hidrográfica del río Júcar, así como el buen estado de las masas de agua subterránea y superficial en sus aspectos cuantitativos y cualitativos, garantizando en todo momento el caudal ecológico del rio Júcar.

Por último, concluyó Sotos, en lo que respecta al ámbito territorial de la demarcación hidrográfica del río Júcar, la Mesa del Agua defiende que, puesto que según el RD 255/2013 la adscripción de las cuencas hidrográficas intracomunitarias se adscriben provisional y transitoriamente a la Demarcación del Júcar, el Plan Hidrológico debe contener una prescripción por la cual en el proceso de revisión del mismo, que ya se ha iniciado, se delimiten las mismas a efectos del traspaso competencial al final del proceso de la citada revisión.