El concejal de este grupo ha señalado que el “ha logrado que se paralice este expediente de contratación”, afirmando que todos los grupos municipales en la oposición han votado en contra de esta posibilidad y “han forzado” al equipo de Gobierno a “retirar temporalmente esta propuesta hasta que los servicios técnicos elaboren otro pliego que sí recoja las características especiales de este centro”, según ha informado el PSOE en nota de prensa.

Martínez ha explicado que el equipo de Gobierno pretenden introducir un cambio en la gestión del recurso de acogida a mujeres víctimas de violencia machista “que lo desvirtúa, pues quieren sustituir a las educadoras y educadores municipales en turno de noche por un vigilante de seguridad de una empresa privada”.

En este sentido, el concejal ha apuntado que al centro acuden mujeres víctimas de violencia machista y sus hijos menores “cuando carecen de recursos para vivir de forma independiente, necesitan una protección adecuada de su agresor o precisan de atención psicosocial”.

El edil ha detallado que las mujeres “suelen llegar a la casa tras el difícil trago de una denuncia, acompañadas de la policía y todas ellas en una situación de ansiedad y estrés propios de la situación que están viviendo”.

Además, ha criticado que se iniciara el expediente de contratación para la seguridad privada “sin que los pliegos hayan pasado por la Comisión de Igualdad”, asegurando también que el pliego “es para la seguridad de la Casa de Acogida y para el del ‘Buen Suceso’”, algo que, ha añadido, “mezcla dos situaciones que nada tienen que ver”.

“Como consecuencia de mezclar la seguridad del ‘Buen Suceso’ con la Casa de Acogida, los pliegos no prevén ninguna formación específica en materia de tratamiento con mujeres víctimas de violencia de género, ni exige deber de confidencialidad, ni turnos con garantía de confidencialidad”, ha denunciado.

Por ello, ha opinado que, con este pliego, “se pone en riesgo la confidencialidad que exige este recurso, pues la ubicación de la Casa de Acogida es secreta y ahora una empresa privada la va a conocer y todos sus trabajadores pueden rotar por la misma”.

“A esta situación anómala se suma que lo último que debe sentir una mujer o un menor en una situación de violencia en su hogar es que la alternativa pública, el recurso donde más tranquilas y atendidas deberían sentirse, está bajo la custodia de un vigilante de seguridad uniformado sin otro personal de atención”, ha insistido.

Asimismo, ha añadido que las mujeres “precisan de una atención psicosocial también por la noche”, preguntándose “quién las va a atender cuando se despierten con un cuadro de ansiedad en mitad de la noche”.

Por todo ello, Manuel Martínez ha exigido al alcalde de la ciudad, , que “si quiere contar con seguridad privada en el recurso, sea además de los educadores y educadoras, nunca como sustitutos de estos profesionales”.