La plantilla y el cuerpo técnico del Rayo Vallecano quieren manifestar lo siguiente:

  • Lamentamos profundamente los hechos acaecidos ayer durante el partido que disputamos frente al Albacete que provocaron la suspensión del encuentro en el descanso del mismo, y que supusieron un gran perjuicio para nuestro equipo y para los aficionados.
  • Creemos firmemente en los valores que representa el deporte, de unión, de solidaridad y de no discriminación a ninguna persona por su raza, su religión o su ideología, por lo que condenamos cualquier manifestación de violencia física o verbal contraria a estos valores.
  • Reconocemos el gran apoyo y ambiente que la afición del Rayo siempre nos ofrece, que convierte en especial nuestro estadio, pero pedimos que este apoyo incondicional sea siempre desde el respeto al contrario, evitando situaciones que alejan a nuestro club de la esencia del fútbol y de lo que este representa.
  • Hacemos un llamamiento para eliminar cualquier tipo de violencia, racismo y xenofobia de nuestros estadios de fútbol.