La Red Feminista de Albacete ha presentado un recurso de Reposición ante el anuncio del expediente de cesión gratuita de un solar para la instalación de un en el barrio Imaginalia a favor del Obispado de Albacete.

De esta manera, la Red Feminista se une a distintos colectivos de la ciudad y a personas individuales, en criticar la falta de información y la cesión de un solar público, para albergar un templo y dependencias del obispado, que no responde al interés general y atenta contra el patrimonio municipal. Agradecemos a la abogada albaceteña Mayte Márquez que haya compartido de manera altruista la elaboración del recurso al que nos sumamos.

Consideramos que esta cesión vulnera la Constitución Española, que proclama un Estado aconfesional y no podemos admitir que el Ayuntamiento justifique esta cesión diciendo que beneficia a todos los habitantes, pues deja al margen a una parte del vecindario “como a las personas que preferirían que ese solar se destinara a fines sociales, deportivos, culturales o zonas verdes, que pueda considerarse incluso más urgente”. Además, no existe ningún escrito o petición que recoja una reivindicación histórica de los vecinos y vecinas del barrio en ese sentido.

Creemos que la cesión de cualquier solar público debe justificarse ineludiblemente en el interés general de toda la población, y se debe justificar la necesidad de dicha cesión, y en ningún caso regalar un solar público a cualquier confesión religiosa, para su uso y disfrute.

La Red Feminista no nos oponemos a la construcción de dependencias religiosas, siempre que se produzca con estricto cumplimiento de las leyes y siempre con respeto a la libertad de conciencia y expresión, como defiende la laicidad del Estado. Pero la cesión gratuita de un bien público valorado en 1.100.000€ a la confesión católica supone un privilegio impropio en tiempos de crisis. Y que no encuentra ninguna justificación en nuestros días.

Máxime cuando se trata de una institución que no se caracteriza precisamente por defender los derechos y libertades de la mujer, teniendo en cuenta que la tradición católica ha relegado a las mujeres, subordinándolas a los hombres, orientando hacia el matrimonio heterosexual, a la maternidad y a los cuidados de la familia realizados de forma exclusiva por las mujeres.

Trabajar en igualdad significa evitar todo tipo de privilegios. Corresponde a los poderes públicos velar y promover una sociedad regida por la libertad, igualdad y no discriminación, en cumplimiento de la Constitución y en la defensa de la democracia y de la credibilidad de las instituciones.