La red de Residencias Universitarias gestionadas por el Gobierno regional es la que más plazas oferta en relación con otras redes dependientes de Gobiernos autonómicos y la que tiene los precios más bajos, junto a las residencias que dependen de la Junta de Extremadura.

El viceconsejero de Ciencia y Tecnología, Enrique Díez Barra, ha visitado la renovada residencia Benjamín Palencia de Albacete, con la que la red regional superará las 2.200 plazas, permitiendo la movilidad de los jóvenes estudiantes desde el medio rural a los campus universitarios y entre las capitales de nuestra región.

Cada plaza de residencia está subvencionada por los presupuestos regionales de modo que una habitación individual y con pensión completa no alcanza los 400 euros al mes.

Todas las residencias, además de alojamiento y manutención, cuentan con otros servicios complementarios (lavandería, salas de estudio y reuniones, salas de estar con TV, sala de música, sala de informática, WIFI, algunas piscina o gimnasio etc.).

Díez Barra señaló que “Castilla-La Mancha cuenta con el sistema de alojamiento universitario más accesible de España, por calidad de servicios y por precio, y mantenemos nuestra voluntad de ampliación de modo paralelo al aumento de oferta de titulaciones de la que comenzará el próximo curso con Farmacia en Albacete y Enfermería, Medicina, Periodismo y Arquitectura en el resto de los campus”.

El viceconsejero también valoró positivamente la dedicación de los residentes. Cada año, aproximadamente el 65 por ciento de las plazas se ocupan por residentes del año anterior, posibilidad que se produce cuando han tenido un rendimiento académico satisfactorio. De hecho más del 70 por ciento de los residentes aprueba más del 70 por ciento de los créditos en los que están matriculados y, más de la tercera parte -501 el curso pasado-, el 100 por 100.

El rendimiento académico es un elemento importante para acceder a una plaza de residencia pero no el único. El 25 por ciento de las nuevas plazas se asignan exclusivamente por nota de selectividad -el curso pasado el corte estuvo en 7,81 y la mejor calificación fue 9,83-; el otro 75 por ciento se asignan mediante una combinación de calificaciones y renta familiar con una atención particular a las situaciones de desempleo. Existen también situaciones de gratuidad por razones de renta o excelente rendimiento académico.

El viceconsejero destacó además el valor estratégico que la creación de la Universidad de Castilla-La Mancha tuvo para el crecimiento de la región; “el hecho de que hoy sean más de 26.000 los estudiantes frente a los pocos más de 5.000 de 1985, o que hayan salido de las aulas más de 60.000 titulados, o que la Universidad regional se sitúe en el primer tercio de las universidades españolas cuando se considera su actividad investigadora, son buenas pruebas de ello”, indicó Díez Barra.

“Esto es posible también por la acción continuada en las políticas de ayudas a los estudiantes en forma de becas o con esta red de residencias de las que podemos sentirnos todos los ciudadanos legítimamente orgullosos”, concluyó el viceconsejero.

Benjamín Palencia

La nueva residencia universitaria de Albacete contará con 120 plazas, 108 en habitaciones individuales, 10 de ellas adaptadas para el uso de personas con discapacidad, y 12 en habitaciones dobles. Esta actuación supone, además de una remodelación integral, una ampliación en plazas, servicios y en 1.600 metros cuadrados hasta alcanzar los 5.327.

La renovada residencia permitirá disponer en Albacete de 446 plazas públicas que, con las que puedan mantenerse en concierto con la residencia privada, permitirán ampliar la oferta en esta ciudad hasta más de 500 plazas. Todo ello con una inversión superior a los 6 millones de euros incluyendo el mobiliario.

Díez Barra afirmó que “el mantenimiento y ampliación de esta red de residencias es un elemento básico en la política del para facilitar el acceso de los jóvenes al sistema universitario de Castilla-La Mancha; las residencias junto con las becas y la ampliación de la oferta universitaria completan el acercamiento de la universidad a los jóvenes castellano-manchegos”.