En este sentido, y después de asegurar que le gusta que la gente se manifieste a favor del PHN, tal y como ocurrió ayer domingo en Valencia, explicó que “no podemos coger agua, ni por nuestra posición geográfica ni por el coste, para el abastecimiento ni para los usos recreativos o industriales”.

Sin embargo, aseguró, toda esa agua ahora se está cogiendo del Júcar “y el Plan Hidrológico lo que tiene que hacer es liberar recursos para que podamos utilizar los que discurren por nuestra región, que son más que suficientes para atender todas nuestras necesidades”.

Preguntado por este asunto, Adolfo Suárez Illana manifestó que “es un deber de solidaridad de todos los pueblos de España que los abastecimientos de agua sean repartidos entre todos”, y por ello señaló que, desde Castilla-La Mancha, “debemos exigir que las obras pendientes del Plan Hidrológico se lleven a cabo lo antes posible”.

En este sentido, Suárez Illana manifestó que los temas referidos al agua, tanto para el consumo humano como para los regadíos, son una de las cuestiones “más numerosas” en el libro de reclamaciones escrito durante su visita a todos los pueblos de la región, por lo que era “muy importante conocer de primera mano” datos de la Junta Central de de la Mancha Oriental sobre el estado de algunas actuaciones y del propio acuífero y su zona de influencia.

Así, el candidato del PP destacó, en relación a las reclamaciones que le llegan sobre el agua para el consumo humano, que el 40 por ciento de los municipios de Castilla-La Mancha “no beben agua potable”; un dato “realmente preocupante” que, “lo más grave”, ha dado el presidente regional, José Bono, quien comentó —dijo el dirigente ‘popular’— “que no tiene importancia porque sólo representa al 10 por ciento de la población”.

“A mí se me caería la cara de verguenza si, después de 20 años de Gobierno, casi 180.000 personas de la región no pudieran tener acceso a agua potable”, afirmó Suárez Illana.

De otro lado y respecto a los riegos, el candidato ‘popular’ denunció “la falta de claridad en la gestión de los dineros que recibe Castilla-La Mancha como compensación de los trasvases”.

Finalmente y sobre el Plan Hidrológico del Júcar, el candidato del PP a la Junta destacó dos actuaciones, el orden de las obras y el orden de preferencia del uso de los recursos hídricos. En cuanto a las obras, Suárez Illana aseguró que nada impide, según la ley, que se hagan las que sean necesarias, destacando que las del trasvase Júcar-Vinalopó están contempladas y se pueden acometer en cualquier momento.

“Nosotros vamos a exigir, tanto a la Administración central como a la regional, la mayor celeridad posible para la ejecución de las obras”, señaló Suárez Illana, explicando que, en el caso de la Junta de Comunidades, lo que le compete es lo relacionado con las sustituciones de los riegos por bombeo, y, a la Administración central, el resto de las obras.