La fila de chavales (y no tan chavales) era cada vez mayor, como la ilusión (e incluso los nervios) que hemos visto en muchos de ellos instantes antes de poder acercarse a los Magos de Oriente. Imposible casi evitar el movimiento de piernas (y el ansia) cuando ves… que eres el siguiente en hablar, nada más y nada menos, con sus altezas. Y cuando llega el ansiado momento, comprobamos que tres años de vida son más que suficientes para tener más que claro cuál es el rey a quien quieres dirigirte a contarle, con pelos y señales, muchas cosas con toda confianza y sin vergüenza.

Hemos presenciado que , y tienen mucha afición en Albacete donde, además, gozamos de la suerte de contar (como hemos comprobado) con los mejores niños del mundo: todos con los que hemos hablado nos han asegurado que se portan fenomenal y que son muy buenos; cada cual ha tenido sus gustos a la hora de pedir regalos, eso sí, pero se decantan por la leche, las galletas y el roscón a la hora de elegir ‘tentempié’ que preparar esta noche en sus respectivas casas obsequiar a los Magos cuando acudan a ellas.

Hemos tenido el honor de poder hablar también con sus majestades y comprobar que vienen encantados a Albacete y que ni el frío les va a impedir disfrutar de todo el cariño que aquí reciben. Nos han dicho que los albaceteños somos muy cariñosos y hospitalarios al recibirles y que disfrutan mucho aquí; que les encantan la leche con galletas como aperitivo nocturno; que hay regalos para todos (los que hayamos sido buenos, eso sí), y que debemos disfrutar de la tarde con ellos y, de noche, acostarnos pronto y tranquilos.

Pero antes de dormir, queda una intensa y divertida tarde que comenzará en la Plaza de Toros y que continuará con la tradicional Cabalgata ¡Feliz tarde de Reyes!.