En el momento de la detención, uno de los autores del hecho se identificó ante los agentes con un Documento Nacional de Identidad que en realidad pertenecía su hermano, si bien finalmente se comprobó su verdadera identidad, averiguando que le constaban ocho reclamaciones judiciales, siete de las cuales reclamaban su ingreso en prisión, por lo que además del robo y las reclamaciones judiciales, también se le imputó la comisión de un delito de usurpación de estado civil.

Fruto de la investigación llevada a cabo por la Policía Nacional, se pudieron recuperar las dos guitarras eléctricas, valoradas en casi 2.000 euros, que fueron entregadas a sus legítimos propietarios, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Las dos personas arrestadas, que cuentan con un amplio historial delictivo por la comisión de hechos de la misma naturaleza, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción competente.