Porque no sólo el dinero y la paciencia (que también) hacen falta para salir ‘de rebajas’, hoy sumamos a eso unos buenos consejos, pero ya partiendo de la base de que el concepto de ‘rebajas’ que podemos tener hoy por hoy no es como el de hace unos años…:

“Hasta ahora sabíamos que teníamos establecidas unas fechas de rebajas, pero esto ha quedado totalmente liberado y hemos visto cómo cualquier establecimiento, a lo largo de todo el año, puede poner en marcha unas rebajas, liquidaciones, ofertas… lo que quiera”, subraya el presidente de la UCE en Albacete.

Nuestros derechos no están ‘de rebajas’…

Aunque la tradición de las ‘rebajas’ sigue viva (si bien bajo esa modalidad atípica que ha nos apuntado José María Roncero), siempre vienen bien ciertas pautas que poner en práctica (como consumidores) en periodo de ‘rebajas’ (o de ‘ofertas’ o de ‘promociones especiales’…): La primera idea básica, la de ‘no salir de compras por salir de compras’:

“Lo conveniente es que hagamos una relación de si tenemos una necesidad de una prenda o producto determinado; también es mejor que utilicemos los establecimientos tradicionales que conocemos y de los que habitualmente somos clientes (porque sabemos de la calidad y categoría de los productos y, sobre todo, de los precios); y es importante tener cuidado con los reclamos de ‘grandes descuentos de hasta el 70%’… porque a veces son trampas que usan los comercios para vender más”, advierte Roncero.

También es imprescindible tener claro que, “aunque sea periodo de rebajas, ni en cuanto a pagos o devoluciones, el consumidor no ha de perder ningún derecho”. Por tanto (y como el propio presidente de la UCE en Albacete nos recuerda), “si el establecimiento tiene por norma que se pueden cambiar y devolver las prendas, debe seguir manteniendo la misma situación en rebajas; y si tiene por norma el pago con tarjeta de crédito, igualmente en rebajas se debe seguir permitiendo esa forma de pago”.

Imprescindible también es que pidamos siempre el ticket de compra y que podamos diferenciar perfectamente qué productos son ‘rebajas’ (artículos de la presente temporada) y qué otros son ‘saldos’, (bien por taras, bien por ser productos a un menor precio porque pertenecen a años anteriores).

También debemos estar atentos a esos grandes descuentos referidos antes por Roncero y saber qué hay tras ellos: “Ese ‘gran descuento’ (del 70%, del 30%… de lo que sea) tiene que estar reflejado en la etiqueta, junto al precio anterior y al actual”, subraya.

Las compras por Internet… siempre atentos a las garantías que ofrecen esas páginas

Por eso insiste en que preferiblemente debemos ir a comercios frecuentados habitualmente y haber hecho un seguimiento tanto del producto que nos interesa (porque lo necesitamos) como de su precio.

Pautas que se extrapolan en todos los casos si preferimos comprar a través de Internet: “Que veamos que se está comprando en páginas donde realmente te están ofreciendo las garantías que corresponden a los derechos al consumidor, donde se especifique la posibilidad de devolución si estamos disconformes con el producto, etc. De lo contrario, no podríamos hacer valer nuestros derechos ante cualquier problema relacionado con la compra”, recuerda.

Todo esto con el propósito de que no nos den ‘gato por liebre’ o que, al menos, sepamos defender nuestros derechos si eso ocurre.