El ganadero ha enviado (a las 14 horas del día 16 de septiembre) el siguiente comunicado a los medios de comunicación:

“Me encuentro tremendamente confundido, apenado y contrariado con lo sucedido estos días y hasta esta misma mañana por los hechos sucedidos con mi corrida que se iba a lidiar hoy en la feria de mi tierra. La ilusión, el esmero y la dedicación, como también la selección que había hecho de estos toros, era la más escrupulosa que los aficionados, que me conocen bien, podían esperar de mí. Dejando mi compromiso con una importante feria francesa en el mes de junio, había reservado los mejores toros de la camada intentando repetir el éxito del año pasado, sobre todo por el respeto que siento desde niño por nuestra feria taurina de Albacete (desde junio hasta septiembre he perdido 2 toros heridos en pelea).

Todos soñábamos con repetir hoy el triunfo cosechado en la feria de Dax el pasado día 16 de agosto, en cuya tarde Enrique Ponce realizó 2 faenas históricas a dos toros hermanos de Padre de 5 de los presentados para su lidia esta tarde. No acierto a comprender lo ocurrido y me parece que ha sido una pesadilla irreal. Presenté 6 magníficos toros el día 13 por la tarde, muy por encima en trapío de lo que se viene exigiendo en nuestra feria y desde luego por encima en trapío de la que lidié el año pasado (había varios toros dignos de ser lidiados en Madrid); de los 6 toros presentados me comunicó la Autoridad en el primer reconocimiento que dos estaban aprobados, otros 2 también, pero en observación y 2 desechados (uno lógicamente porque esa noche le habían dado sus compañeros una cornada en el escroto, lo cual comprendía; y el otro, creo y sospecho que aunque tenía gran trapío pesó 450 kilos, es decir, 15 más de lo exigido, en cualquier caso…).

Me solicitaron y envié desde el campo otros 2 toros, que fueron aprobados; los 2 que permanecían en observación, y que nunca dudé que iban a ser aprobados, ante mi sorpresa fueron rechazados ayer. La explicación que dio la Autoridad era porque tenían algún hilito de sangre en las barbas de los pelos de la punta inferior del prepucio, creo que como consecuencia de haberse montado entre sí en el corral por la noche, circunstancia ésta que en mi sincera opinión no hubiera condicionado para nada su comportamiento para la lidia, pues si así lo hubiera yo entendido, hubiese sido el primero en sustituirlos, dada mi consideración máxima hacia la afición de Albacete y hacia los toreros.

Niego en rotundo posible parasitosis apuntada por la Autoridad, puesto que estaban recientemente desparasitados, y cuyo certificado veterinario se ha presentado. En ningún momento, ninguno de los toros han orinado sangre, y tampoco orina oscura. Ayer había 4 toros aprobados, esta mañana sólo 3; media hora después otra vez 4 aprobados, y ante semejante cúmulo de situaciones extrañas, y siempre pensando en la afición de Albacete, rogué y pedí reiteradamente a la Empresa me permitiese traerme la corrida a El Palomar. Me siento muy dolido, pero no por mí como Ganadero, sino por haberse truncado la enorme expectación que por parte de la afición de Albacete existía, y como así mismo la ilusión de los toreros. Estaré siempre, a partir de mañana abierto a completar cualquier información que me sea demandada por los Medios de Comunicación”.

SAMUEL FLORES ROMANO.