ha explicado en Albacete que el programa de Termalismo, dentro del Activo que se lleva a cabo en la Consejería de Bienestar Social, “llegó el año pasado a más de 3.000 personas, y más de 4.000 fueron las que lo solicitaron”; la consejera ha incidido en lo importante que ha sido recuperar “este pequeño programa para las personas mayores” porque ahora mismo “supone un ahorro en salud y una mejora de la calidad de vida potencial fundamental”.

Sánchez ha detallado que “tenemos dos apartados que van a salir: uno es el Termalismo Social (es decir, subvencionado económicamente para que las personas mayores puedan acceder a los nueve balnearios de Castilla-La Mancha) y, el otro, es el Termalismo Terapéutico (que va especialmente dirigido a personas que padecen Parkinson y Alzheimer (y también a sus familiares y a los profesionales que los atienden)”.

La consejera ha manifestado que en el Ejecutivo autonómico están “muy orgullosos del programa de Termalismo (Social y Terapéutico)” y que “se va a incrementar a lo largo de este año: queremos llegar a más personas si cabe (no sólo hablamos de la persona que lo solicita, porque puede ir con su cónyuge, con su pareja… además, si tiene a su cargo personas con discapacidad, también pueden acceder a este termalismo social)”.

Sobre el Termalismo Terapéutico, la consejera ha querido reseñar especialmente que “es fundamental porque ayuda muchísimo a mejorar la sintomatología de los pacientes que se acercan a las aguas termales”, sin olvidarse de un último punto pero en absoluto menos determinante: “Hay que tener en cuenta también que el termalismo es un importante yacimiento de empleo porque mantiene el estatus de los puestos de trabajo (directos e indirectos) de los balnearios (que están, además, en zonas rurales en nuestra región)”, ha concluido.