Precisamente el presidente de la máxima institución provincial, , ha tenido oportunidad de participar en la inauguración de dicho foro, junto a la decana de la Facultad de RR.LL. de Albacete (y cordirectora del Aula de Estudios Laborales y de Seguridad Social), Mª , y a los secretarios generales regional y provincial de CC.OO. en Albacete, de la y , respectivamente.

Cabañero ha comenzado calificando como “un acierto” la celebración de esta cita, destacando que pocos marcos hay mejor que el proporciona la Universidad para debatir sobre cualquier realidad; más si es de esta naturaleza porque, ha resaltado, son los jóvenes quienes más están sufriendo las consecuencias de dicha precariedad laboral.


Cabañero: “Por desgracia, muchas personas no pueden decir que se puedan ganar la vida con dignidad, a través de un trabajo ‘decente’”


El presidente de la Diputación ha asegurado que en una sociedad avanzada como la nuestra, no deberíamos tener que ponerle ‘decente’ como adjetivo a la palabra ‘trabajo’ para titular foros como el de esta tarde en la Universidad; ni deberíamos reflexionar sobre las nuevas formas de precariedad laboral. “Pero lo hacemos, porque existen y porque, por desgracia, muchas personas no pueden decir que se puedan ganar la vida con dignidad, a través de un trabajo ‘decente’ (a nivel de remuneración, de derechos, de respeto)”, ha añadido.

Cabañero ha resaltado que la última crisis económica (de la que, ha apostillado, “es vidente que todo el mundo no ha salido aún, o no ha salido en las mismas condiciones”) irrumpió cambiando por completo el mercado laboral de nuestro país y que la respuesta normativa que se dio en España a esas duras circunstancias coyunturales “no acompañó, en ningún caso, a intentar paliar el daño que eso iba a producir en el eje de flotación de la sociedad”.

En este sentido, ha recordado que esto originó el mayor retroceso a nivel de derechos en la historia de la democracia, fundamentalmente, en materia laboral, lo que supuso una causa y efecto en otros muchos retrocesos. “Se eliminó el diálogo social, la negociación y la capacidad de llegar a acuerdos; miles de españoles perdieron sus trabajos y, especialmente los jóvenes, las mujeres y los mayores de 55 años sufrieron el estigma de un mercado laboral que les ha venido rechazando”, ha relatado.

Santiago Cabañero ha proseguido señalando que, mientras eso sucedía, quienes han logrado mantener sus puestos (o tuvieron la suerte de ir encontrando alguno) han visto cómo las jornadas laborales se ampliaban mientras los sueldos bajaban; cómo crecía el miedo en el seno de muchas empresas; cómo el mercado forzaba a horas extras no pagadas, a volúmenes de trabajo difícilmente asimilables a nivel psicológico; cómo los empleados y empleadas han tenido que elegir entre trabajar o ver a su familia y disfrutar de un escaso tiempo para el indispensable desarrollo personal; o cómo cada vez se reducían más también las condiciones de seguridad en muchos trabajos.

A pesar de lo negativo de esa situación (no obstante, real), el presidente de la Diputación ha asegurado que “por fortuna, tenemos mecanismos (y hemos de ponerlos en marcha, entre todos) para ir devolviendo esa ‘decencia’ y la dignidad al trabajo”.

Sin perder de vista que abordar todo esto “es arduo, requiere de sensatez, de paciencia, de tiempo y, sobre todo, de acuerdos; tener amplitud de miras, y empatía, y saber que la ciudadanía ya lo ha pasado mal demasiado tiempo, y que ya no es posible seguir dando pasos atrás”, ha indicado que “toca recuperar el terreno perdido” y que las Administraciones deben comprometerse y abrir el camino.


Incremento del SMI


En ese sentido, se ha referido al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019 que el presidente del Gobierno, , ha defendido estos días en Europa, donde lleva tiempo reivindicando que otra forma de distribuir la riqueza es posible. Un proyecto de ley que, en lo relacionado con la temática de este foro, plantea ese ascenso del Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros.

De quienes están criticando tal posibilidad, Cabañero ha comentado que seguramente no hayan sentido jamás esa precariedad laboral que existe en la calle y que ha llegado, más o menos cerca, a todas las familias.

“Se puede recuperar la decencia en el trabajo y, desde ella, se puede dinamizar la economía, generar actividad, hacer que fluyan los recursos. Los trabajadores ya asumieron su parte del compromiso por una situación que no provocaron; las Administraciones deben encauzar la situación y propiciar que eso ocurra y, al mismo tiempo, contribuir a que el tejido empresarial disponga de las mejores herramientas para que puedan contribuir a su parte de esta misión conjunta de un modo positivo para todos”, ha resaltado.

Finalmente, ha llamado a recuperar los cauces de la negociación colectiva y del diálogo, poniendo en valor que Albacete siempre ha sido un buen ejemplo de ello, y es un ejemplo a ‘exportar’ que hay que seguir protegiendo. “Es posible hacer las cosas de otro modo y es posible acercar posturas siempre, por complicado que parezca. Y sobre todo a vosotros, los jóvenes, os lo debemos, y (cada uno con lo que esté en nuestra mano) debemos aportar cuanto podamos por ofrecéroslo”, ha concluido.


Una realidad en la calle


Entre las impresiones del resto de intervinientes en la inauguración, la decana de la Facultad de RR.LL., María José Romero, ha explicado: “En la titulación de Relaciones Laborales y Recursos Humanos, buena parte de los créditos pertenecen a la disciplina de Derecho del Trabajo y Seguridad Social y, obviamente, estas materias (como el trabajo decente, la pobreza laboriosa, el estado social y democrático de derecho que estudiaremos mañana o el acoso moral que debatimos la semana pasada..) forman parte de las competencias académicas que tienen las diferentes asignaturas de la rama jurídico-laboral”.

Por su parte, la secretaria general provincial de Comisiones Obreras en Albacete, Carmen Juste, ha resaltado: “El mercado de trabajo ha cambiado mucho, y vamos a analizar todo el tema de las empresas multiservicios, la economía colaborativa, las falsas cooperativas, todo el tema de las empresas de comida rápida y de reparto… que generan falsos autónomos teniendo siempre como características la precariedad, los bajos salarios, las jornadas parciales, la eventualidad, la falta de derechos… Todas esas cuestiones que hacen, además, muy difícil la sindicalización de esos trabajadores; desde Comisiones Obreras pretendemos dar respuestas a estas formas de precariedad, y es lo que hoy vamos a analizar en estas jornadas, además de lanzar un mensaje a los Gobiernos para que, de alguna forma, pongan en marcha políticas activas de creación y de estabilización de empleo”.

Y el máximo responsable del sindicato en Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, ha recordado: “No olvidemos que un 34% de los trabajadores son pobres; que un tercio de la población en Castilla-La Mancha es pobre de solemnidad y, por lo tanto, es necesario que eso cambie. Que la inmensa mayoría de los ciudadanos en este país lo esté pasando mal y que, aún así, sigamos empecinados en crear estas nuevas fórmulas de contratación que no sirven sino para esclavizar a la gente, yo reo que es algo de lo que realmente los políticos se tendrían que ocupar, y no irse a a algo tan miserable como criticar que el Salario Mínimo empiece a ser ligeramente digno; no olvidemos que estamos en el octavo lugar de en cuanto a Salario Mínimo y que el siguiente nos lleva casi el doble de ventaja: nosotros estamos en torno a los 700 y pico y el siguiente está en 1.400 y, el que más (que es ) está en 1.999 euros; ninguno de esos países se ha hundido ni ha llegado el fin del mundo sino más bien al contrario: son más competitivos que lo somos en este país”.