Sartorius, que ha participado en una concentración en Albacete convocada por CCOO por el aniversario de la Constitución, ha insistido en que la “no nos la otorgó nadie”.

Según ha manifestado, “cuando el dictador murió, no llegó la Democracia a España”. Tras la llegada del Gobierno, y “después de meses, hubo una gran movilización, especialmente del movimiento obrero y especialmente de CCOO”, que es lo que hizo —ha dicho— que el Rey “tuviera que quitar a Arias Navarro y nombrar a Suárez”.

La vigente es “una buena Constitución, avanzada respecto a las europeas” pero que “necesita reformas”, especialmente en tres cuestiones. Si bien, ha señalado que no es “partidario” de hacer una nueva Carta Magna “desde cero”.

Los tres ámbitos en los que, para Sartorius, se ha de incidir es en “mejorar los derechos sociales”, que en el año 78 no se pudieron convertir en derechos fundamentales, como la Sanidad, las pensiones o “algunos aspectos del derecho a la vivienda”.

Otra cuestión a mejorar es que hay que “culminar el proceso autonómico hacia una España federal” con reformas importantes que mejoren la organización territorial, como la del , ha citado como ejemplo.

En estos 40 años “han pasado muchas cosas y hay nuevas realidades”, por lo que el tercer aspecto a reformar en la Constitución, para Sartorius, sería incorporar “fenómenos nuevos” como “la globalización, la presencia en Europa, la revolución digital, la revolución feminista”.

Para modificar la Constitución se necesita de “grandes mayorías” que tienen que pactar entre ellas. “Es ingenuo, y además es falso” prometer que la izquierda puede cambiar sola la Constitución, porque para hacer un cambio de esta envergadura “se necesita a la izquierda, al centro y a la derecha” y para ello “los consensos hay que trabajarlos”, como se hizo en el 78, ha subrayado.

No fue un momento fácil, ha recordado, “hubo que hacer enormes movilizaciones y hubo víctimas. Hubo bastantes muertos en ese proceso, costó muchísimo porque había que pasar de una dictadura a una Democracia”. Ahora, que ya se tiene esa Democracia, “hay que reformar la Constitución para que no se venga abajo” y para que atienda “a las necesidades” de la gente.

IRRUPCIÓN DE VOX

Vox, ha opinado Nicolás Sartorius a preguntas de los periodistas sobre su irrupción, “es un fenómeno que tenía que suceder un día u otro”, ya que la extrema derecha está presente en toda Europa y “era un poco extraño que en España no”.

Hasta ahora, se enmarcaba dentro del , ha señalado, recordando que “el líder de Vox ha sido un dirigente, durante 20 años, del PP”, y ahora ha resurgido como partido por varias causas.

Para Sartorius, ha influido “el tema del secesionismo catalán, el tema de la inmigración”, pero también, que sus votantes han visto “que el PP no respondía a sus expectativas” y han percibido “una debilidad en una izquierda, a la que ven desnortada y que ha cometido errores”.

“Hay muchas causas que han llevado a la gente sobre todo a la abstención” y eso ha hecho, en opinión de Nicolás Sartorius, que Vox “despunte”, aunque todavía no se esté a nivel de Alemania, Italia o Francia. “Es un fenómeno al que hay que hacer frente mejorando derechos sociales, la cohesión social y territorial y combatiendo seriamente el nacionalismo”.