El próximo 31 de enero termina el periodo de contratación en el seguro de ajo para esta campaña de producción. Esta línea es muy importante para nuestra provincia, va creciendo la contratación cada año y en 2018 ha sido esencial para garantizar la viabilidad de las explotaciones de muchos agricultores.

Mediante este seguro se cubren los daños por pedrisco, riesgos excepcionales de lluvia persistente, lluvia torrencial, inundación, viento huracanado, viento huracanado, incendio y daños por fauna salvaje, así como el resto de adversidades climáticas.

Este año se da cumplimiento a una reivindicación del sector y se amplía el periodo de garantías hasta el momento en que los ajos se encuentren cortados y depositados en cajones en la parcela. Anteriormente las garantías finalizaban cuando la cabeza de ajo se separaba del resto de la planta.

Desde esta campaña la producción ya cortada continúa con las coberturas de la línea, si bien se establece el límite máximo de indemnización al 10 % de la producción que esté sin cortar en la parcela en el momento del siniestro. Esta ampliación del periodo de garantías no implica un aumento del coste del seguro.

La cosecha del año pasado batió todos los records en nuestra provincia incrementándose la superficie de cultivo, la contratación del seguro y la siniestralidad.

Se aseguraron 8.006 ha de cultivo. De estas, 5.818 declararon parte de siniestro debido al pedrisco y a las importantes lluvias de la segunda quincena de mayo, y especialmente por la tormenta de la tarde noche del 2 de junio, que afectó especialmente a los términos de Albacete, Barrax, La Gineta, Minaya y La Roda.

Como consecuencia de esta tormenta las indemnizaciones en nuestra provincia han superado los 18 millones de €. Esta cifra es mayor que la suma de todas las indemnizaciones percibidas por todos los cultivos en 2017 en nuestra provincia a pesar de la sequía y es más de la mitad de las indemnizaciones pagadas en todo el país en este cultivo en 2018.

A pesar de la elevada siniestralidad del año pasado, para esta campaña de producción no hay subida de tarifas. Igualmente se mantienen las subvenciones que concede el a través de ENESA. Esta ayuda es del 75 % de la prima comercial base para los agricultores que suscriban el módulo 1, el 44% para el módulo 2, el 38% para el módulo 3 y el 28 % para el módulo P.