Los detenidos eran un grupo itinerante, con movilidad por toda España, al que se le ha intervenido una elevada cantidad de herramientas para la fabricación de sus propios útiles para la práctica de los diferentes robos. Entre los arrestados se encuentra el ‘mecanic’, persona dedicada exclusivamente al diseño y elaboración de herramientas y ganzúas específicas para forzar las puertas de las viviendas.

La investigación comenzó cuando los agentes se percataron de un repunte de los robos en domicilio en la ciudad de Murcia y de , hechos delictivos ejecutados con un modus operandi que requería, por parte de los ladrones, de una cierta especialización.

Concretamente, el pasado día 20 de febrero tuvo lugar un robo con violencia e intimidación en un domicilio situado en la avenida Montecarmelo de Murcia, sufriendo la propietaria diversas lesiones provocadas por los presuntos autores del robo. Se inició así una investigación que llevó a la localización e identificación de los miembros de un grupo criminal de nacionalidad georgiana que estaban asentados en la localidad de ().

Las diferentes indagaciones de los investigadores permitieron conocer que se trataba de una banda criminal formada por seis personas. Disponían de varios vehículos, tanto propios como alquilados, y de varias viviendas en Torrevieja.

Todas las mañanas, los integrantes de este grupo se desplazaban a provincias limítrofes o cercanas como Murcia, Cartagena o Albacete con el fin de perpetrar sus robos, es decir, actuaban de forma itinerante por todo el levante español hasta el norte de la Comunidad Valenciana.

Mediante el uso de técnicas especializadas de ‘bumping’ o uso de ganzúas, los delincuentes accedían a las viviendas sin dejar marcas ni forzar, aparentemente, los bombines de las puertas de entrada.

Previamente los ladrones marcaban los domicilios con tiras de silicona entre el marco de la puerta y la misma puerta, a escasos centímetros del suelo, con objeto de detectar la presencia de algún inquilino en el interior, ya que si alguien hubiera accedido a la vivienda la tira de silicona se encontraría fracturada.

Los investigadores establecieron un dispositivo policial de vigilancia en torno a los investigados, observando cómo cinco de los miembros de la banda se dirigían a la localidad alicantina de Elda en diferentes vehículos. Cuatro de ellos se quedaron en el portal de un edificio situado a escasos metros de la Comisaría de Policía Nacional de Elda; y el quinto individuo permaneció en el coche, en un parque cercano, realizando labores de vigilancia.

Tras treinta minutos de espera, uno de los investigados salió del citado edificio y, a pie, se dirigió a una ferretería cercana donde adquirió un marro (martillo de grandes dimensiones) y regresó al lugar.

Teniendo fundadas sospechas de que los investigados estaban perpetrando un robo en alguna de las viviendas de ese edificio, los agentes de la Policía Nacional actuantes en el lugar procedieron a la detención de cuatro de los cinco delincuentes. Uno de ellos consiguió darse a la fuga y fue interceptado y arrestado en vía pública cuando llegaba a Torrevieja.

Posteriormente se corroboró que los detenidos habían llevado a cabo un robo en una vivienda situada en ese edificio. Habían accedido mediante el método de las ganzúas, revolvieron toda la casa y habían adquirido el marro con objeto de extraer una caja fuerte que habían descubierto durante el asalto.

En la inspección ocular llevada a cabo sobre el vehículo en el que uno de los investigados se dio a la fuga, se descubrió en la parte posterior de los asientos traseros una caleta o habitáculo perfectamente diseñado para la ocultación de efectos. En su interior se hallaron útiles para la apertura de puertas y también varias joyas que pertenecían al domicilio violentado en la localidad de Elda.

Por parte del Juzgado de Instrucción ocho de Murcia se autorizó la entrada y registro en los tres domicilios de los que disponían los detenidos en Torrevieja. En esa dinámica se detuvo al sexto componente de la banda, persona conocida en el argot policial como ‘mecanic’, dedicado únicamente a la fabricación de ganzúas y otras herramientas.

En la práctica de los registros se han intervenido unos 3.000 euros, todo tipo de herramientas utilizadas tanto para la apertura de puertas como para la propia elaboración de útiles para el robo: extractores de bombines, llaves bumping, una radial, ganzúas y diversos útiles para la fabricación de las mismas, así como gran cantidad de joyas de oro y plata, una colección de monedas antiguas y cuatro vehículos.

Los detenidos fueron puestos a disposición judicial en las localidades de Elda y Torrevieja (Alicante), siendo ingresados cinco de los detenidos en prisión.