Desde UPA consideran que los agricultores “sufren en carnes propias al ver cómo estas primeras heladas de primavera dañan a albaricoques, frutales y almendros debido a que se encontraban en su momento más vulnerable”, según ha informado la unión en nota de prensa.

Así, la primavera ha comenzado “de la peor manera que los agricultores pueden esperar”, con unas heladas que han dañado de manera “muy grave” a los almendros de la zona de La Manchuela y a los frutales de la comarca de Hellín, en concreto los albaricoqueros. Aunque son muchas las hectáreas y explotaciones que se han visto afectadas, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha no han querido adelantar un número porque todavía se está analizando el daño total y su repercusión.

El responsable de Seguros Agrarios de UPA Castilla-La Mancha, , ha avisado de cómo el cambio climático estaba afectando a los agricultores, así como de las posibles consecuencias que podía tener sobre diversos cultivos. González también ha explicado que buena parte de las explotaciones de albaricoqueros de la comarca de Hellín también se han visto afectadas, algo menos los melocotoneros, “que aguantan más”.

Estas condiciones climatológicas “están condicionando mucho al sector, altas temperaturas, floraciones tempranas y las posteriores heladas, que convierten el trabajo diario en una ruleta rusa”. Aunque desde UPA consideran que es pronto para hacer una estimación de las hectáreas que se han visto afectadas por estas heladas de inicio de primavera, “son muchos los agricultores que se han puesto en contacto con los responsables de Seguros de la organización para hacer balance y analizar la cuantía de los daños”.