La portavoz de la AEMET, , ha explicado que tras la inestabilidad del fin de semana, provocada por precipitaciones tormentosas intensas y aguaceros en la mitad norte, pero desde este lunes aumenta la estabilidad.

Si bien, señala que sí habrá algunas lluvias en el norte de las islas de Canarias. En cuanto a las temperaturas, prevé un ligero ascenso pero sin cambios significativos, con un descenso el miércoles y jueves y, de nuevo, subirán de cara al fin de semana.

“La semana tendrá la configuración típica del verano”, ha comentado la portavoz, que espera que el anticiclón de las Azores estará situado sobre el Atlántico y bloqueará el paso de las borrascas y, por otro lado, habrá bajas presiones relativas sobre la Península debidas al calentamiento diurno. “En general así será la semana, muy estable y sin cambios significativos a lo largo de la semana”, ha añadido.

Sin embargo, entre el miércoles y el jueves aumentará la inestabilidad en las capas altas de las atmósfera y provocará precipitaciones en el Cantábrico, Pirineos y valle del Ebro, pero no serán muy importantes. En el resto del país esos dos días descenderán ligeramente las temperaturas.

En todo caso, los termómetros estarán en valores normales o ligeramente superiores a las normales para estas fechas. “Lo más caluroso”, según Gutiérrez, será el fin de semana, cuando las temperaturas máximas alcanzarán los 36 a 38 grados centígrados en los valles de los grandes ríos, en la meseta sur y en Andalucía occidental. En la meseta norte podrán llegar o superar el fin de semana los 35 grados, pero los primeros días quedarán por debajo de ese valor. Las más bajas, según ha precisado se prevén en el Cantábrico y Pirineos.

Por otro lado, sobre las temperaturas mínimas ha indicado que las más altas llegarán el fin de semana, cuando se podrán superar los 20ºC en la meseta sur y en la costa de la mitad sur del Mediterráneo, es decir, desde hasta abajo.

MÁXIMAS Y MÍNIMAS

En este contexto, destacado que el pasado fin de semana se han producido algunas efemérides de temperaturas máximas y mínimas. En concreto, en el de Navacerrada alcanzaron el día 12 de julio 31,3 grados centígrados, un récord que deja atrás la anterior máxima de 30,8ºC del mes de julio de 1995, en un observatorio que recoge datos desde 1946. Esto es que este 12 de julio se alcanzó la temperatura máxima más alta desde que hay registros en ese observatorio.

También se produjeron dos récord absolutos de temperaturas mínimas, en Albacete y Albacete-Base Aérea. En el observatorio de Albacete-base aérea cuando el día 12 por la noche no se bajó de 23,6ºC, lo que supera el anterior récord absoluto de temperatura mínima, de 23,4ºC alcanzados el 23 de julio de 2004, en un observatorio con datos desde 1940.

Además, en el de Albacete, el mismo día la mínima fue de 25,6ºC, que supera a la anterior mínima más alta, de 25ºC, alcanzada también el 23 de julio de 2004. Este observatorio recoge datos desde 1983.

Por su parte, tuvo un récord mensual del mes de julio, con 20,4ºC que supera a la anterior más alta, de 20ºC registrados en el mes de julio de 2016, en un observatorio que recoge datos desde 1986.

Finalmente, ha indicado que las tormentas dejaron el domingo 40,8 litros por metro cuadrado en Cabdella central (); 38,8 litros por metro cuadrado el sábado en El Sabiñano (Lugo) y 36 litros por metro cuadrado también el día 13 en Pobra de Trives ().