Así se desprende, al menos, de un estudio realizado por la Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de los Dolores, y que señalan que dicha Cofradía se creó por , lo que confirmaría lo recogido en documento escrito con fecha en 1584. En tal documento se recoge que una veintena de cofrades de la Hermandad de la Santa Sangre de Cristo (pía Cofradía) se reunieron cumpliendo órdenes del Obispo de , Jerónimo Manrique de , para nombrar alcaldes y escribano, cargos que controlaban lo que se gastaba y se recibía por parte de la Cofradía.

En el año 1605 se tocarán por primera vez corneta y tambor. A lo largo de los años, se fueron sumando nuevas Cofradías y Hermandades a este movimiento de fe que se hacía fuerte con el paso del tiempo. Tras un periodo de crisis en la Semana Santa chinchillana cuando a comienzos del siglo XX, cuando llega la Guerra Civil estas Hermandades y Cofradías desaparecen así como imágenes, túnicas y todo tipo de elementos y legados relacionados con la Semana Santa.

En 1940 se vuelve a reorganizar la Hermandad de los Apóstoles y desfila en Semana Santa portando el paso del Cristo del Sepulcro (). El Sudario, Almohada y Sábana son prendas con las que se viste el paso que ya se utilizaban antes de desaparecer los desfiles procesionales.

Durante los años cuarenta, son adquiridas las imágenes del Cristo Yacente (1941), el Resucitado (1942), (1947) y Ntra. Sra. de la Soledad (1947) que participan en las procesiones que se organizan, pero sin nazarenos hasta el año 1953, si bien es cierto que había algunas personas que se ponían su túnica de la cofradía a la que habían pertenecido y acompañaban a la imagen en procesión. Conforme se van adquiriendo estas imágenes se van incorporando a los desfiles procesionales.

Entre las novedades más actuales de esta Semana Santa que es una de las más bellas de toda la provincia de Albacete está la creación de la por la Junta de Cofradías. Nace de la propuesta de Victoriano Navarro Asín y se trata de una escuela dirigida al público en general con la que se pretende acercar y dar a conocer esta Semana Santa (sus orígenes, sus cofradías y hermandades, sus singularidades…) a través de la implicación y participación de todos. Consta de tres jornadas: la primera, ‘Conociendo nuestras cofradías’; la segunda, ‘Conferencia Jesús y el Rostro Misericordioso del Padre’; y, la tercera, ‘Convivencia en el CEIP Alcalde Galindo’.

Además, al término de la procesión del Santo Entierro, se celebra el acto de la Sepultura del Señor en la Cripta de la , y la exposición ‘Mater Misericordiae: Los rostros de la Misericordia’, en el Claustro Parroquial (Sacristía).

Dentro de las mejoras introducidas para dar mayor realce a los desfiles procesionales, la Cofradía de la Preciosísima Sangre de Cristo y Nuestra Señora de los Dolores, estrenaban recientemente unas nuevas andas para Nuestra Señora de los Dolores y de una imagen de capilla; la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, unos nuevos trajes para los componentes de la Banda de Cornetas y Tambores (dejando de llevar el hábito de nazareno); existe una nueva imagen infantil del Cristo Yacente por parte de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía, Santo Entierro y Romanos, y una de la Verónica por la Real Cofradía de Nuestro Padre , Las Cruces y Santísima Virgen del . Por otra parte la tamborada infantil se deja de organizar.

Momentos hermosos plagan la Semana Santa de Chinchilla

A las 23:00 horas del Miércoles Santo, comienza desde la Iglesia Parroquial de Santa María del Salvador (y concluyendo en este mismo lugar) la Procesión del Silencio con el rezo del “Vías Crucis”. En ella, además del pueblo, participan la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía y Santo Entierro (que portan el paso del Santísimo Cristo de la Agonía, con su grupo de ‘sotas’ y tres nazarenos de cada una de las restantes cofradías de la Ciudad, los cuales portan su Bandera o Estandarte correspondiente). El recorrido se vive junto al toque de un tambor en el momento en el que el Cristo de la Agonía entra a la plaza de La Mancha por el ‘Arco de la Villa’ y se le unen La Dolorosa y Evangelista.

El Jueves, Santo, de forma previa al comienza de la Procesión de Prendimiento Doloroso, se produce en la Iglesia Parroquial de Santa María del Salvador el Lavatorio de Pies, en el que participa la Hermandad de los apóstoles. A su término (en torno a las 20:30 horas) desde ese mismo punto se inicia la Procesión (que finaliza también en esa localización).

El Viernes Santo por la mañana, en torno a las 10:00 horas, se escenifica la lectura de la sentencia de muerte de Jesús por parte de la sección de ’Los Romanos’ de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía, Santo Entierro y Romanos. Salen por la puerta de la Iglesia Parroquial que da al Balcón del Sol al tiempo que suenan unas llamadas de cornetas. Detrás, el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno (con la cruz a cuestas) portado por cofrades de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno mientras se escucha al Coro de la Pasión Cantada. Tras darse lectura a la sentencia y con el Canto de la Pasión de fondo, las distintas Cofradías comienzan a desfilar para hacer el recorrido por la parte baja de la Ciudad y concluir de nuevo en la plaza de La Mancha para escenificar el Encuentro Doloroso.

Una vez en la Plaza, el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno se sitúa rente a la fachada del Ayuntamiento; el Santísimo Cristo de la Agonía, en el “Balcón del Sol”; el Cristo de los Azotes, en la acera de la Iglesia Parroquial; , junto al ábside de la Iglesia Parroquial; la Verónica y Nuestra Señora de los Dolores, junto a la fachada del Ayuntamiento; , al inicio de la calle Virgen de la Nieves; y La Oración del Huerto, en la acera del reloj.

Al toque de un tambor y con el ‘Canto de la Pasión’ de fondo, La Verónica avanza al encuentro de Nuestro Padre Jesús haciendo tres genuflexiones. El Paño blanco que lleva lo pasa por su rostro y se retira para volver a su sitio haciendo de nuevo tres genuflexiones, y llevando impreso el rostro en él una vez que se quita el trapo blanco que lo oculta. A continuación, será el de Nuestra Señora de los Dolores quién vaya a su encuentro acompañado por el de San Juan Evangelista que le va indicando el camino, haciendo unas genuflexiones.

San Juan, a mitad de recorrido, se detiene y ella continúa al encuentro de su hijo. El momento del abrazo de Madre e Hijo, es muy emotivo. Concluido el Encuentro, continúa la procesión por la parte alta de la Ciudad.

Ya por la noche, hacia las 21:00 horas, desde la Iglesia Parroquial de Santa María de Salvador se inicia la Procesión del Santo Entierro que, sin duda, se convierte cada año en la que mayor número de cofrades participando concita. Las Bozainas, portadas por bozaineros, desprenden por todo el pueblo la tristeza que funde su sonido y anuncian el fatídico momento de la muerte de Cristo en la Cruz.

El dolor que marca ese momento se mantiene en Chinchilla hasta la mañana del Domingo, cuando pronto el pueblo comienza a vivir plenamente la Resurrección de Jesús, que se recrea hacia las 09:30 horas. Cada una de las Cofradías que desfila parte desde su sede y las Bandas de cornetas y tambores (junto con sus banderas y estandartes) se colocan en su respectivo sector en la plaza de la Mancha, desde donde acompañan con su música los pasos hasta su lugar correspondiente.

Desde la puerta principal de la Iglesia Parroquial, la Cofradía de la Preciosísima Sangre de Cristo y Nuestra Señora de los Dolores porta el paso de La Cruz de la Toalla hasta el Balcón del Sol; la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, se coloca también en el Balcón del Sol para, llegado el momento, darle la vuelta a su capa; San Juan Evangelista se coloca al inicio de la calle Virgen de las Nieves; la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía, Santo Entierro y Romanos, que porta el paso de San Pedro escoltado por el grupo de Romanos, se coloca en la acera del reloj; la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Las Cruces y La Santísima Virgen del Rosario, porta los pasos de escoltado por el grupo de Alabarderos (que sale por la puerta principal para situarse frente a la fachada del Ayuntamiento) y Nuestra Señora del Rosario que sale desde la puerta Biedma calle Hermenegildo Montesinos y se sitúa junto a la fachada del Ayuntamiento acompañada por la Hermandad Infantil del Resucitado y la Hermandad de los Apóstoles; la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, que porta el paso de Santa María Magdalena (todos sus portadores son mujeres), sale de la Iglesia sube por la calle San Blas para bajar por la calle San Julián para ir al encuentro del Resucitado (haciendo unas genuflexiones) que es portado por cofrades de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Una vez que se encuentran, el paso de Santa María Magdalena es llevado en volandas cruzando la plaza hasta colocarse al lado de la Virgen del Rosario situada junto a la fachada del Ayuntamiento. Entre marchas procesionales, los pasos de La Virgen del Rosario y San Juan Evangelista van al encuentro del Resucitado, acompañados por las hermandades del Resucitado y de los Apóstoles. Mientras se cruzan las imágenes, representantes de todas las cofradías entonan el Himno Nacional, lanzándose por la Hermandad Infantil del Resucitado al aire multitud de pétalos de flores en señal de alegría de ese momento.

A continuación, se le pone a La Virgen del Rosario el niño en la mano y los cofrades de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad dan la vuelta a su capa, pasando de ser negra a blanca entre una multitud de aplausos. Después comienza la Procesión. Tras la misa, las distintas cofradías y Banda de Música desfilan y la imagen de Nuestra Señora del Rosario es bajada a la Ermita de Santo Domingo, lugar donde se encuentra todo el año, para subir todas hermanadas de nuevo a la plaza dándose por concluida la Semana Santa.

El triste sonido de la Semana Santa chinchillana mana de las bozainas

No se puede entender la Semana Santa de Chinchilla sin las ‘bocinas’ o ‘bozainas’, instrumentos de viento rudimentarios, con forma cónica y longitud aproximada de 3 metros cada una. Se desplazan mediante unas ruedas de madera y se decoran con grabados sobre la Pasión. Su sonido es lúgubre y triste, y sus orígenes se remontan a la Edad Media.

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía y Santo Entierro tienen bozainas desde 1953 y, con ellas, cada sábado de Cuaresma desde las once de la noche, recorren las calles de la ciudad, haciendo sonar su triste melodía anunciando la muerte de Cristo. En esta actividad colabora la Asociación cultural Santísimo Cristo de la Agonía y Santo Entierro desde su constitución en el año 1995.

Los conos de estos instrumentos han sido hechos en Riópar (Bronces Riópar, S.L.) y el soporte con ruedas para facilitar el desplazamiento de los mismos, por Joaquín Muñoz Navalón (carpintero) y Juan José Ruiz Cruzado (de la Cerrajería Ruiz Navarro, S.L.), ambos de esta ciudad. Los instrumentos se han completado con unas boquillas para tocarlos.

Mucho más que Procesiones en un municipio volcado con su Semana Santa

La Semana Santa de Chinchilla se nutre y se enriquece, además, de numerosos momentos que atraen cada vez más a más cantidad de público por su emotividad y belleza. Por ejemplo, el lunes tiene lugar la Procesión de los Niños. Sobre las 19:00 horas, en la Plaza de Chinchilla, se reúnen niños y niñas, jóvenes cofrades de las Cofradías oficiales de la Semana Santa del municipio.

Esos niños van con los atuendos típicos de esa Semana Santa, pero algo más simples (se deja para las Procesiones ‘oficiales’ llevar el hábito completo, como exige cada cofradía). En la Plaza se colocan los pequeños pasos para el recorrido en una Procesión que, año tras año, gana en seguimiento y participación.

Además, Chinchilla cuenta con conciertos y maravillosas representaciones teatrales que resultan todo un éxito entre el público. Incuso el municipio disfruta de un monumento a su Semana Santa, que fue realizado por el escultor de Bogarra Lauren García Moreno en su taller de La Roda; está elaborado con mármol gris proveniente de las canteras de Macael () sobre una estructura monolítica.

           .