A expensas de lo que desde la UNESCO se decida al respecto, las Tamboradas de Tobarra cuentan ya con una declaración institucional aprobada por unanimidad en el este pasado mes de febrero, y el aprobó en la presente legislatura la Declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para la Tamborada de Tobarra, ‘por sus señas de identidad, por su gran atracción turística, con el propósito de salvaguardar sus valores y patrimonio histórico y artístico’. Señales que, ya por sí solas, nos dan cuenta de lo valioso de esta tradición que llena de emociones y sensaciones a tobarreños y tobarreñas de todas las edades con la llegada de cada Semana Santa.

Aunque las raíces de la Semana Santa de Tobarra en la historia son inciertas, sí se sabe que pudo tener mucho que ver en su paso por la zona en 1411; existen documentos que nos hablan de la existencia de la Hermandad de la Sangre de Cristo ya a finales del siglo XVI, y de la adquisición por parte de dicha Hermandad de varias imágenes para ser procesionadas durante la madrugada del Viernes Santo.

También se sabe que fue clave el papel de los Franciscanos en las primeras Semanas Santas tobarreñas, así como que es muy probable que su huella hicese nacer el Vía Crucis al que hay en las afueras a la localidad, y adonde se dirigiría aquella procesión primigenia que hoy se mantiene el Viernes Santo en la Mañana. Incluso hay quienes apuntan que los franciscanos pudieron añadir (o directamente, o por medio de la Hermandad de la Sangre), tambores que el Viernes Santo rememoraran el ruido desgarrador producido en el momento en el que Cristo murió crucificado.

Desde entonces, una tras otra se fueron creando nuevas Cofradías y Hermandades hasta las quince que la conformen en la actualidad. Con el comienzo de la Guerra Civil, a finales de julio de 1936, buena parte del patrimonio de la Semana Santa de Tobarra fue destruido y tuvo que recuperarse de nuevo. Al término de la contienda, las Hermandades se refundaron, y restauraron sus imágenes recuperadas o compraron otras nuevas. De la destrucción de la guerra sólo se conservaron las imágenes de la Santísima Virgen de los Dolores (de ), y la cabeza del Ecce Homo, así como partes menores de otras imágenes, tronos y estandartes.

El tambor, protagonista

El tambor es entendido, en su totalidad, como puro arte en Tobarra, tanto en su concepto como instrutmento como en el proceso artesano que hay tras su elaboración, donde toman partida todo tipo de materiales, formas y diseños. Se toca en Cuadrillas porque en Tobarra, el toque del tambor es una emoción más que se comparte entre ‘hermanos’. Se calcula que puede haber unas 200 cuadrillas actualmente en Tobarra, muchas de ellas teniendo tambores ‘personalizados’ para los hombres, las mujeres, los niños y las niñas que las forman.

Tobarra es el lugar en el que más tiempo se toca el tambor ininterrumpidamente de toda España. Se comienza a las 16:00 horas del Miércoles Santo, y se continúa hasta las 00:00 horas de la noche del Domingo de Resurrección, lo que marca exactamente 104 horas cargadas de emociones, y en las que el toque apenas se interrumpe sólo en determinados momentos (como el acto de la Bendición en la mañana del Viernes Santo o el Encuentro del Domingo de Resurrección). 104 horas que no han dejado de ser tales nunca, ni cuando la coincidencia ha determinado que esa fecha se corresponda con el cambio de horario oficial que se hace con la llegada de la primavera.

Entre los toques de tambor más populares entre los tobarreños y tobarreñas están el ‘Zapatata’, ‘la Magdalena’ o el ‘Me lo has tentao’. Los tamborileros van ataviados con túnica ceñida con cordón en la cintura, y pañuelo anudado al cuello o capuz.

Procesiones y momentos especiales dignos de la expectación que despiertan entre el público

Los días claves del calendario de cada Semana Santa están cargados de citas muy admiradas por el público y por los seguidores fervientes de estas fechas. El Jueves Santo tiene lugar la Procesión más multitudinaria de comienzo a fin, con unos 3.000 cofrades desfilando (entre nazarenos y ‘agarráores’ de los tronos y pasos de las doce Hermandades participantes). El momento de la Oración cuando concluye la Procesión de la Amargura: la ‘despedida’ a modo de reverencia que se produce entre la imagen de y la de la Santísima Virgen de los Dolores mientras suena una marcha de procesión que, usualmente, suele ser ‘El Evangelista’.

La Bendición de Nuestro Padre Jesús se produce en la mañana del Viernes Santo y se convierte, año tras año, en uno de los momentos más admirados y atrayentes de la Semana Santa de Tobarra y en el que participan doce Hermandades. Miles de personas acuden hasta el Monte del Calvario de la localidad para ser testigos de ese emocionante momento en el que el estruendo de los tambores se corta al tercer toque de corneta y la mano articulada de Nuestro Padre Jesús bendice dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales del lugar, justo después de que el sacerdote recuerde a los ausentes y mientras se escucha el ‘Mektub’: una marcha fúnebre, obra de , que interpreta la Banda de la Unión Musical Santa Cecilia. La Bendición tiene lugar cuando la procesión llega a la cumbre del monte, y se repite al regreso de la Procesión a la Plaza de España.

Ya el Viernes Santo en la noche, tiene lugar el Acto del Entierro a Jesús en el que participan de los Soldados Romanos y la imagen del , además de ocho Hermandades. Después, se celebra el Acto de Oración. Es un tipo de reverencia a modo de despedida entre la Hermandad de San Juan Evangelista y Soledad de María. Como telón de fondo se interpreta una marcha fúnebre por la Unión Musical Santa Cecilia de Tobarra. es la única en la que participan mujeres vestidas de luto con mantilla (‘las manolas’), acompañando al Cristo Yacente.

El Domingo de Resurrección tiene lugar la última Procesión de la Semana Santa y se compone de dos recorridos distintos (con diferentes horarios de salida para cada uno) en la subida al Calvario con la intervención de siete Hermandades.

Se inicia con la salida de las imágenes de y (que se ‘saludan’ en la calle Correos en el Acto del Encuentro que siempre suscita el interés de mucho público). Tras ese momento, ambas Hermandades (junto a la de los Soldados Romanos) inician la hasta la Ermita del Calvario.

Minutos después de dicho Acto, salen de la Iglesia de la el resto de las Hermandades también con destino al Calvario. Una vez allí, se realiza el Acto del Encuentro entre el Cristo Resucitado y la Santísima Virgen de los Dolores. Finalizado éste, la Procesión baja hasta la cambiando completamente el tono y el ambiente y transformándose en alegría por la Resurrección de Jesucristo.

También son numerosos y valiosos los actos que tienen lugar de forma paralela a la propia Semana Santa y antes y después de esos días concretos. Además, este año 2018 esta cita en Tobarra se ha sumado al uso eficaz de las nuevas tecnologías de la mano del proyecto ‘Semana Santa de Tobarra 3.0’. El presidente de la de Tobarra, , explicaba durante la presentación que esta medida incorporará un sistema de geolocalización (GPS) para las procesiones permitiendo mejorarlas gracias a una analítica a tiempo real sobre su transcurso y desarrollo.

Además, con este proyecto se persigue que la ciudadanía tenga una información directa acerca de las procesiones y que pueda seguirlas según sus intereses personales en tiempo real, incorporando la retransmisión (a través de una webcam y por streaming).