“La sequía afecta y mucho, igual que afecta en , afecta en Albacete y en el resto de la Comunidad Autónoma. No entiende de fronteras, de límites regionales, de límites provinciales y el agua la necesitan los agricultores en todos los sitios”, ha dicho el consejero en el I Foro Internacional del Almendro, organizado por el Agronómico Provincial (), el CSIC y Olint Magazine que se ha organizaco en Albacete, donde ha manifestado el apoyo del Mancha al almendro, “un cultivo en auge que necesita agua”.

En este marco, ha destacado que los agricultores de Castilla-La Mancha ya no solo se dedican a cultivos herbáceos y que “en tres años se ha doblado la superficie de almendro en la región, alcanzando las 120.000 hectáreas, un 55 por ciento en la provincia de Albacete”.

Según ha informado en nota de prensa la Junta, ante un auditorio de más de 600 agricultores, fundamentalmente de la provincia de Albacete pero también provenientes de Extremadura, Andalucía y Portugal, el consejero ha indicado que, probablemente, “la almendra es el cultivo que más diferencia tiene entre regadío y secano”.

“La ecuación tiene una respuesta obvia, necesitamos agua, los agricultores que están hoy aquí necesitan agua para regar sus plantaciones de almendro”, ha dicho Martínez Arroyo, que ha insistido en el cambio de modelo a través de la innovación que está atravesando el sector agrario en Castilla-La Mancha y que ha provocado que los agricultores de la región estén apostando, cada vez más, por los cultivos leñosos, entre ellos los frutos secos, “que son los cultivos con mayor rentabilidad, en los que podemos diferenciarnos y en los que podemos aportar valor añadido transformando aquí ese producto, en este caso, la almendra”.

Además del acceso al agua, Martínez Arroyo ha recordado su apuesta por “un modelo que concentre en pocas manos el producto de los agricultores”, para garantizar la supervivencia de todos, teniendo en cuenta que el tamaño medio de las explotaciones de almendro son nueve hectáreas, “lo que significa que son parcelas de agricultores profesionales, mayoritariamente de tamaño medio”.

En este sentido, son muy importantes las integraciones comerciales, “las agrupaciones de productores, impulsadas por el Gobierno regional”, cuya convocatoria de ayudas de la Consejería está abierta hasta el 14 de noviembre, dirigida tanto a cooperativas agroalimentarias de la región como a empresas del sector, para continuar el proceso ya iniciado con las Organizaciones de (OPFH).

Asimismo, el consejero se ha referido al interés creciente de los consumidores de todo el mundo por los frutos secos, por lo que ha instado a los productores de almendra presentes a promocionar su vinculación con la salud y con la dieta mediterránea.

Martínez Arroyo ha felicitado a los trabajadores del ITAP, un instituto agronómico referente que el Gobierno regional ha integrado en el IRIAF, “lo que potenciará a ambas instituciones y beneficiará al sector agroalimentario de Castilla-La Mancha”. Con este acuerdo, que se formalizará en los próximos meses, “el sector regional podrá contar directamente con la valiosa información de los estudios de la unidad de riegos y agua del ITAP”.