Como no podía ser de otro modo, la bautizada con el nombre de Corrida del Centenario Albaceteño ha sido lidiada por tres toreros de la tierra: Sergio Martínez, Andrés Palacios y Sergio Serrano. Tres cuartos de entrada y muchas ganas de ver triunfar a los diestros locales en una tarde agradable que al final se resolvió con menos trofeos de los esperados.

Tan sólo Sergio Serrano consiguió abrir la Puerta Grande de su tierra al cortar una oreja a cada uno de los toros de su lote. El diestro albaceteño regresaba a la plaza de su tierra dispuesto a aprovechar la gran oportunidad que supone torear en la Feria de Albacete, confiando en que su actuación tenga la mayor repercusión posible, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba del primer festejo que lidiaba en esta temporada.

Con el primero de su lote, Sergio Serrano demostró su buen hacer ante un toro que manseaba de salida, arrancándole destacables tandas por el pitón derecho. El diestro albaceteño remataba su faena con una buena estocada, paseando una merecida oreja delante de sus paisanos.

Con el sexto de la tarde, Sergio Serrano deslumbró una vez más con el capote. En el tercio de banderillas, cabe destacar la actuación de Fernando Casanova en el primer y tercer par.

Ya con la muleta, tras una buena tanda, Serrano se descalzó para intentar levantar al toro del albero, terminando la faena sin zapatillas con una espectacular estocada que bien le valió su segunda oreja.

De este modo, Sergio Serrano volvía a abrir la Puerta Grande de su tierra, consiguiendo el primer triunfo de la temporada, trayendo a la memoria de muchos aficionados la escena vivida el día de su alternativa en Albacete, el pasado 13 de septiembre, en el que también salió a hombros.

Visiblemente emocionado, el joven albaceteño no dudó ni un instante a la hora de mirar al palco de autoridadesl y decirle al concejal de Asuntos Taurinos, Rafael López Cabezuelo, antes de abandonar la plaza, “dos de dos”.

El otro trofeo de la tarde fue para Andrés Palacios, por la valiente faena realizada al segundo de su lote. Un toro que brindó al público, toreando con la muleta por ambas manos de manera magistral. Un pinchazo sin soltar y gran estocada, paseando una oreja en la plaza de su tierra.

Con el segundo de la tarde, Palacios estuvo muy por encima del toro. Un animal manso y rajado casi de salida, protestado por el público, de nombre “Picadillo”, con el que poco pudo hacer el diestro albaceteño, a pesar de su voluntad y empeño, jugándose la vida entre los pitones. Pitos para el toro y ovación para el diestro local. Pinchazo y descabello tras dos avisos.

Según señalaba a La Cerca Televisión, “mi disposición era la de cortar orejas fuera como fuera, pero es que el toro no ha querido nada y contra eso poco se puede hacer”. En su opinión, “lo peor que ha tenido ha sido las ideas”.

Tras abrir la Puerta Grande de Albacete en la corrida de preferia del pasado año, Sergio Martinez abría plaza brindándole el primero de su lote a la afición albaceteña. Una faena en la que destacó toreando con la derecha, rematando su actuación con una estocada trasera y tendida, viendo ovacionada su actuación tras saludo.

Durante la entrevista concedida a La Cerca Televisión, el distro albaceteño señalaba que “vengo muy responsabilizado porque sé la clase de afición que me voy a encontrar y la repercusión que tiene un triunfo en esta plaza”. Según señalaba, “me he encontrado muy bien con mi primer toro, la lástima es que le ha faltado un poco de empuje para poder ligar las tandas”.

Sergio Martínez brinda el cuarto de la tarde al diestro albaceteño Manuel Caballero. Un toro manso de salida que dió un buen susto al banderillero Manuel Martínez “El Chispa”, quien tras el segundo par de banderillas tuvo que ser atendido en la enfermería de ‘traumatismo torácico-abdominal con auscultación pulmonar normal, abdomen contracturado con defensa en vacío derecho”, siendo trasladado finalmente al Hospital General de Albacete para estudio radiológico, con pronóstico reservado.

El diestro albaceteño no pudo lucirse ante uno de los peores toros del encierro, junto al primero de Palacios, finalizando su faena con una estocada tras pinchado. Silencio en los tendidos y ningún trofeo para Sergio Martínez en la Feria de Albacete.