De esta forma se ha expresado el regidor durante la recepción que ha ofrecido a los niños saharauis y sus familias en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, una recepción en la que ha estado acompañado por la coordinadora del programa Vacaciones en Paz, y la concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento, , ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El alcalde ha dado especial importancia a las familias que acogen estos niños, asegurando que gozan de la “admiración” de la corporación municipal por “dar el paso y unirse al programa”, ya que es una muestra de la solidaridad y hospitalidad de los albaceteños, al abrir “de forma altruista las puertas de vuestra casa durante dos meses en los que dais lo mejor de vosotros para que los niños sientan que Albacete también es su hogar”.

Manuel Serrano ha recordado que son dos meses, julio y agosto, en los que los niños tienen la oportunidad de pasar revisiones médicas y gozar de una más completa alimentación. Un programa, el de Vacaciones en paz, que es “un viejo conocido de la ciudad” ya que viene celebrándose desde el año 1993.

El primer edil también ha querido hacer referencia a las familias que dan el paso de participar en el programa por primera vez y acoger a un niño, una experiencia que, en palabras del responsable municipal, “será inolvidable”.

Cabe recordar que la cifra de niños que ha venido a la ciudad este año es de las más elevadas de los últimos años, son niños que vienen de los campamentos de refugiados de Tinduf, en el desierto del Sáhara. El Ayuntamiento colabora con la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui durante todo el año, pero en especial durante el verano con 50.000 euros que permiten desarrollar este programa y evitar que los niños tengan que pasar el verano en el desierto con temperaturas de hasta 50 grados.