¡Tras la concentración este pasado lunes de pensionistas y jubilados frente al en defensa del sistema público de pensiones y para exigir la revalorización de las pensiones en 2020 según al IPC, la secretaria general de CCOO en Albacete, ; la secretaria de salud laboral de Albacete, ; el secretario general de la y Jubilados de CCOO CLM, y el secretario provincial de la y Pensionistas de UGT Albacete, han registrado esta mañana en la Dirección provincial de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas el manifiesto con las reivindicaciones del colectivo de pensionistas.

En el manifiesto, los sindicatos reclaman la subida de las pensiones en función del IPC, lo que implica dejar sin efecto el índice de revalorización de las pensiones fijado en la reforma de las pensiones. El documento elaborado con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores, reivindica la necesidad de la derogación de la reforma de las pensiones de Ley 23/2013, de 23 de diciembre, que pretende hundir a nuestros pensionistas en la pobreza; un compromiso político que implique recuperar la centralidad del Pacto de Toledo como expresión de un consenso básico en la defensa del mantenimiento y mejora del Sistema Público de Pensiones. El consenso político y social, a través del Diálogo Social, como el vivido entre 1995 y 2011, son la mejor garantía para nuestro Sistema de Pensiones; corregir el actual desequilibrio de las cuentas de la Seguridad Social sin merma de los derechos de los jubilados, jubiladas y pensionistas pasa, entre otras cuestiones, por una ampliación de las fuentes de financiación de la Seguridad Social para incrementar los recursos del Sistema y la generalización del principio de cotización por los ingresos reales para todas las personas afiliadas a la Seguridad Social; y garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, recuperando, como primera medida, la revalorización de nuestras pensiones en función del IPC.

Así mismo, dicho documento recoge peticiones en diferentes ámbitos; en Sanidad reforzar la financiación pública del Sistema Nacional de Salud, revirtiendo la política reciente de recortes. Equiparación del presupuesto medio por habitante al de . El rigor en el gasto es necesario, pero partiendo de presupuestos suficientes; mantener y ampliar los servicios de atención primaria. especialmente en las zonas rurales o más despobladas; reducción progresiva hasta la eliminación de la derivación a hospitales y servicios sanitarios privados, destinando los recursos a la mejora de la red pública; revisión completa del sistema de copago farmacéutico valorando la posibilidad de cobertura completa desde la financiación pública para alcanzar la gratuidad. En cualquier caso, garantizar la gratuidad, al menos, para las personas con menores recursos, afectando a la mayoría de la población pensionista.

En el área de Dependencia, dicho documento expone que el Sistema de y Atención a la Dependencia debe proteger de manera efectiva a las personas que se encuentran en dicha situación; derogar el Real Decreto 20/2012 que ha recortado los derechos efectivos y la financiación de la a las Comunidades Autónomas; garantizar el reconocimiento y acceso a las prestaciones en los plazos temporales establecidos en la Ley; impulsar, dentro de las prestaciones de atención a la dependencia, el carácter prioritario de los servicios frente a las prestaciones económicas en cumplimiento del artículo 14 de la Ley 39/2006, así como asegurar la excepcionalidad de la prestación económica para las personas cuidadoras no profesionales.

En el ámbito de formación, expone la necesidad de una formación integral a lo largo de toda la vida. Incluyendo a la población pensionista, formación cultural, recreativa, de envejecimiento activo, salud y bienestar personal, alimentación y cuidados, así como formación tecnológica para facilitar el acceso a las tecnologías de la información y comunicación.

Así mismo, el manifiesto incluye la necesidad de desarrollar una estrategia que nos permita abordar la lucha contra la pobreza y la exclusión social de forma transversal, permitiendo identificar líneas concretas de actuación, con objetivos claramente diferenciados. La eliminación de la pobreza energética es una cuestión esencial para las personas mayores. El manifiesto también reclama el derecho a una vivienda digna; a una muerte digna y paliar la lacra social de la vejez, entre otras.