Así lo ha trasladado la directora del , , durante la celebración del Pleno ordinario del , desarrollado en la Fábrica de , añadiendo que “la educación es una herramienta de transformación por excelencia, pero debe ir acompañada de otros cambios de la sociedad actual”, ha informado la Junta en nota de prensa.

Martínez ha recordado que las pasadas movilizaciones del 8 de marzo han evidenciado que los poderes públicos “tienen la obligación de actuar para disolver las diferencias, discriminaciones y desigualdades hacia las mujeres”, y ha puesto en valor el papel que debe jugar la educación.

INFORME DE IGUALDAD Y ACCIONES DE SENSIBILIZACIÓN EN IGUALDAD

En la atención a los medios de comunicación, la directora del en la Comunidad Autónoma ha felicitado al por realizar sus reuniones de forma “itinerante” dando participación a diferentes comunidades educativas locales, y ha insistido en la importancia de extender la “transversalidad de forma activa y eliminando barreras del patriarcado”.

Martínez ha reconocido la importancia de poder analizar el informe sobre las medidas adoptadas en el ámbito educativo para favorecer la igualdad de género, -el segundo presentado desde el curso 2016-2017-, y que “muestra la voluntad del Gobierno regional y de este órgano de participación social de implementar medidas para erradicar conductas machistas en la educación”.

Además, ha informado que el Gobierno autonómico ha implementado, durante el pasado año, 13 líneas diferentes de actuación en el ámbito educativo, participando más de 15.000 alumnas y alumnos en actividades de “sensibilización” vinculadas a la violencia de género, violencia de control, redes sociales, y abordar la igualdad desde diferentes vertientes, entre ellas, “la elección de profesiones o la planificación de una vida libre de estereotipos sexistas”.

FORMACIÓN EN IGUALDAD EN EL PROFESORADO

Por su parte, el presidente del Consejo Escolar regional, , ha agradecido la colaboración del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, y ha apuntado que el informe refleja la necesidad de que las empresas trabajen de forma activa en el ámbito de programas y planes de igualdad, al mismo tiempo que ha reconocido que la orientación educativa debe ir eliminando “prejuicios sobre profesiones o estudios masculinizados o feminizados”.

Por último, Alfaro ha reconocido la contribución de los Centros de la Mujer en el desarrollo de talleres dirigidos a toda la comunidad educativa, tanto en zonas urbanas como rurales, y la formación específica en igualdad hacia el profesorado, que ya han recibido más de 600 mujeres y 200 hombres.