, concejal en el Ayuntamiento de Albacete y presidente de Contigo Somos Democracia en Castilla-La Mancha, ha calificado de “alarmante” la situación sanitaria y social creada por la mala praxis y las presuntas estafas de la clínica iDental. El edil ha solicitado al Consistorio de Albacete que, de acuerdo con el Artículo 25. 1. de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del , promueva los servicios públicos que contribuyan a satisfacer las necesidades de la comunidad vecinal; y que a través de las concejalías de Sanidad y Consumo se establezca una oficina de apoyo y asesoramiento legal y sanitario a los múltiples afectados por esta franquicia dental.

“Esta franquicia, aprovechándose de la prolongada crisis económica y del desempleo reinante, ha empleado a jóvenes dentistas recién licenciados e inexpertos, en condiciones precarias, para abaratar costes y conseguir mayor rentabilidad, poniendo en peligro la salud del paciente”, ha asegurado concejal. “iDental – ha proseguido – ha obtenido provecho de la nefasta situación económica que atraviesan muchas familias publicitándose como ‘asistencia social dental’ y propiciando el pago a través de financieras”.

Soriano ha hecho referencia a la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito, para explicar que “el paciente, en este caso de iDental, tiene derecho a desistir el contrato de préstamo vinculado en el plazo de 14 días desde la firma o celebración”. Además, según se manifiesta, “si el paciente de iDental se arrepintiera de haber firmado no estaría obligado a pagar nada a la financiera, y sería la clínica quien debería devolver el dinero a la financiera o al banco”.

El concejal ha asegurado que “los pacientes manifiestan que los responsables de la clínica nunca dan la primera cita dentro del plazo de 14 días en que se podría cancelar el préstamo y que iDental sólo permite presentar la solicitud de cancelación previa petición de cita”. “Es tan evidente el proceder habitual de estas clínicas que, en los impresos de cancelación del tratamiento, figura la afirmación de que se está cancelando después de ese periodo”, ha añadido.

Otra de las evidencias que ha expuesto Soriano es que “en el impreso predispuesto por iDental, para que lo firme el cliente, como ‘condición imprescindible’ para poder tramitar la baja, se incluye la cláusula de que para calcular cuánto dinero deben devolver, se tendrán en cuenta los precios originales, los no rebajados”.

Por lo tanto, según la explicación que ha dado el concejal, “el paciente aceptó el tratamiento porque se ofrecía un precio rebajado, pero si se arrepiente y rechaza la realización del tratamiento, las intervenciones practicadas se le van a cobrar como si hubiera aceptado el precio inicial, sin rebajar”.

Por todos estos motivos, Soriano ha considerado preciso que el Ayuntamiento de Albacete no deje desamparados a sus vecinos ante lo que a todas luces está planteado como “una presunta estafa”, además de una nefasta praxis sanitaria.