Continúa la saga taurina en la familia Flores, en este caso de la fusión del matrimonio entre , hijo del expresidente del Gobierno , y de , hija del ganadero albaceteño . De esa fusión nació hace 20 años Adolfo Suárez Flores, estudiante de Derecho que mantiene muy viva la afición que tiene su padre y qué decir de la de su abuelo, Samuel Flores, un referente de las ganaderías bravas en España.

Este domingo, 6 de octubre, en Povedilla (Albacete) ha tenido lugar el tradicional Festival que organiza en la citada localidad la familia Flores con un cartel de lujo.

En el ruedo unos protagonistas de excepción

El coso de la plaza de toros de Povedilla tuvo este domingo unos protagonistas de excepción: , Javier Conde, y Toñete, además del mencionado aficionado práctico Adolfo Suárez Flores.

Muchos familiares y conocidos de los Suárez-Flores en los tendidos, entre ellos , gran amigo de la familia.

Novillos de Samuel Flores y , de gran juego

Se lidiaron seis novillos de los distintos hierros de la familia Flores (Samuel Flores y Castillo de Montizón) que han resultado de gran juego para la lidia y han estado a la altura del gran cartel taurino de este domingo en Povedilla. A destacar los lidiados en cuarto y quinto lugar que han sido premiados con la vuelta al ruedo.

Muy contento y satisfecho se encontraba el ganadero Samuel Flores al igual que toda la familia Suárez-Flores ante el debut del nuevo valor taurino de esta gran saga familiar.

En su debut, Adolfo demostró tener muy buenas maneras, no arrugarse nunca y mostrar un toreo valiente pero con la cabeza muy fría. Despachó a su novillo en suerte con una gran estocada, precedida de una gran faena durante toda la lidia. Dos orejas y un rabo premio a su labor.

Sipnosis

La plaza de toros de Povedilla (Albacete) estuvo este domingo, 6 de octubre, a rebosar de público para ver este gran Festival Taurino que se celebra todos los años.

El que abría plaza, Enrique Ponce, dos orejas y rabo.

Javier Conde, una oreja.

Toñete, dos orejas.

Luis David, dos orejas.

Adolfo Suárez Flores, aficionado práctico, brindó el novillo a su padre, Adolfo Suárez Illana, en un gesto muy emotivo para todos. Cortó dos orejas y un rabo.