Indicó que entre las quejas aparecen algunas “positivas” y otras “críticas” sobre el Partido Popular, y citó algunas de memoria como la solicitud de Almadrones (Guadalajara), un pueblo de 80 habitantes, para que se ampliara el cementerio; la de unas chicas de Tobarra (Albacete) que pedían una marquesina para esperar el autobús y no pasar frío, o la recogida en Cañizares (Cuenca), donde los vecinos pidieron que no se fueran del pueblo ni el cura ni el médico.

En la residencia de ancianos de otra localidad, que Suárez Illana no quiso desvelar, y después de estar oyendo cómo uno de los inquilinos hablaba durante más de hora y media haciendo “imposible meter baza”, una señora le pidió, cuando el primero dejó de hablar, “que se lleven a este señor de la residencia y le busquen otra”.

El candidato del PP insistió en que ese contacto personal con la gente lo ha propiciado el libro, en el que también aparecen todas las cartas recibidas y “muchas” reclamaciones de la Sierra de Alcaraz y de asociaciones como la de los cuchilleros de Albacete, que buscaban que su oficio fuera reconocido como tal en el Ministerio de Trabajo y ya se ha conseguido, declaró.

Suárez Illana insistió en la necesidad de carreteras, centros de salud, escuelas y una segunda vivienda que tiene la Comunidad Autónoma, de cuyos 919 pueblos un total de 505 tiene menos de 500 habitantes y ven como baja su población, y reiteró a su contrincante electoral, José Bono, que lo que se propone el PP con sus medidas, especialmente con la de las ayudas a la vivienda, es traer el turismo —principal fuente de ingresos del país— a la región.

Dijo que a Bono “le ha entrado una prisa en correr detrás de mí” por los pueblos de la Comunidad Autónoma, y destacó que, en la base de su programa electoral también se encuentra el empleo, tema que ha sido “una constante reclamación” de las anotadas en los pueblos donde gobierna el PSOE.

“Algunos somos sinceros, cumplimos lo que prometemos y estamos con nuestra gente siempre, antes y después de las elecciones, y no la visitamos para llegar y estar en el poder como el PSOE”, concluyó el aspirante ‘popular’, quien subrayó que en el PP “defendemos con pasión la tierra y lo hacemos por escrito” porque las palabras —resaltó— “en su caso se las lleva el viento”.

Por su parte, el candidato del PP a la Alcaldía y actual alcalde de Alcaraz, Francisco García, se refirió a “incumplimientos” del Gobierno regional como el Centro de Iniciativas Empresariales prometido hace siete años, el retraso “deliberado” con el Centro de Salud, la recuperación del antiguo camino de Cortes, el Polígono Industrial del municipio, o la Vía Verde, que al final será realidad gracias al Ejecutivo central.