El subdelegado del Gobierno en Albacete, , ha mantenido esta mañana un encuentro de trabajo con la Comunidad de Regantes de Navas de Arriba.

En la reunión, la directiva de la comunidad de regantes ha expuesto la necesidad de contar con la aprobación del informe de compatibilidad por parte de la , para la puesta en marcha de 700 hectáreas de regadío, con cargo a los 10 hm3 asignados a la cuenca alta como compensación a las filtraciones del túnel Talave-Cenajo.

Los recursos solicitados proceden del fondo de regadío social que contempla el Plan Hidrológico del Segura para las zonas de cabecera de la cuenca en el que se encuentran otros seis proyectos de transformación de regadío en los términos municipales de Navas de Arriba, Peñarrubia, Agramón, Alcadozo y dos en Cancarix.

El subdelegado del Gobierno en Albacete ha subrayado el cambio sustancial en las relaciones actuales con la Confederación Hidrográfica del Segura y con su presidente, , respecto a los proyectos que tiene pendiente la administración hidráulica en la provincia de Albacete.

A lo largo de la mañana la Subdelegación del Gobierno ha trasladado a la CHS la necesidad de que la Comunidad de Regantes de Navas de Arriba cuente a la mayor brevedad con la firma del informe de compatibilidad del proyecto, para su posterior envío a la Comisaría de Aguas.

La propia Confederación a través de su presidente, ha reconocido públicamente sobre estos proyectos que supondrá la culminación de un largo proceso administrativo, redotando las superficies de estas zonas del sur de Albacete tradicionalmente infradotadas.

La Comunidad de Regantes de Navas de Arriba ha explicado que su proyecto de transformación cumple con los tres requisitos que contempla el Plan de Cuenca como que el proyecto de transformación sea inferior a 1.000 hectáreas ,que cuente con la declaración de interés regional y que la ubicación no se encuentre sobre un acuífero declarado como sobreexplotado.

Miguel Juan Espinosa ha reiterado la importancia estratégica de esos proyectos por su dimensión social y económica para la comarca de la cabecera alta del Segura y el compromiso del Gobierno para poner en marcha cuantas iniciativas supongan un freno al despoblamiento en las zonas rurales.