Tres cuartos de plaza en el séptimo festejo de la Feria taurina de Albacete. Buenos toros de la ganadería de “El Torero” para los diestros Antón Cortés, Alejandro Talavante y Miguel Tendero, quien no pudo matar al sexto toro de la tarde al sufrir una aparatosa cogida y recibir dos cornadas en el muslo izquierdo de 20 y 30 centímetros. Tendero, que había cortado antes una oreja al igual que el resto de sus compañeros de terna, perdió la oportunidad de abrir la Puerta Grande de Albacete en su segunda tarde en la Feria de Albacete.

El diestro albaceteño resulta herido grave al finalizar la faena al sexto cuando en un desplante, metido entre los pitones, el animal se lo llevó por delante en un arranque. Dos cornadas de un total de 50 centímetros de extensión que impiden a Tendero rematar con la espada una más que destacable faena, que seguramente le habría sacado a hombros por la Puerta Grande de Albacete, tras cortar una oreja y dar vuelta al ruedo en el primero de su lote.

Antón Cortés, que tuvo que matar al sexto de la tarde después de la cogida de Tendero, no estuvo muy acertado con los aceros. Silencio por parte del público.

Después de ser operado en la enfermería de la plaza albaceteña, Tendero fue desplazado al Sanatorio de Santa Cristina, donde se encuentra ingresado en estos momentos. Según el parte médico emitido por los doctores, “sufre dos cornadas, una de 30 centímetros en la cara interna del muslo, con trayectoria entre el vasto interno y musculatura abductora y otra herida en la cara posterior interna de 20 centímetros, con rotura del recto interno y musculatura abductora con dirección al isquión y en la cara posterior del acetábulo de la vejiga”.

Tendero podría dar por concluída su temporada al tener que guardar entre tres y cuatro semanas de reposo, perdiéndo así la posibilidad de cumplir parte de los compromisos adquiridos en la presente campaña, como el del próximo 16 de septiembre en la Feria de Salamanca. Una mala noticia para el diestro albaceteño en el inicio de su carrera como matador de toros, después de tomar la alternativa el pasado 2 de junio en la madrileña plaza de Las Ventas.

El diestro albaceteño pisaba con fuerza el coso albaceteño por segunda vez en la presente Feria taurina, después de lidiar el pasado día 10 de septiembre junto a Morante de la Puebla y Sebastián Castella. El objetivo: salir a hombros por la Puerta Grande y quitarse el mal sabor de boca que le dejó su última actuación en Albacete. Un día en el que Tendero no pudo conseguir ningún trofeo al fallar en la Suerte Suprema.

Tendero protagonizó el primer susto de la tarde con el primero de su lote cuando el animal le dió una voltereta, por suerte sin mayores consecuencias. Su buen hacer con la muleta lograron arrancar el aplauso del respetable, en una tarde nublada y de viento. Tras un pinchazo y estocada, Tendero corta oreja de peso y da la vuelta al ruedo.

Alejandro Talavante, que en estos momentos se encuentra sin apoderado, cometía en Albacete el mismo error que el pasado día 12 de septiembre en Lucena (Córdoba) cortando una única oreja, en el quinto de la tarde, al fallar con la espada.

En el segundo de su lote, Talavante regaló al público una tanda de derechazos muy bien rematada y manoletinas que arrancaron el aplauso en los tendidos, dejando ver al que ya denominan “nuevo Talavante”. Una faena que quedó deslucida al fallar en tres ocasiones con la espada. Saludos desde el tercio y aplausos para el toro.

Alejandro Talavante consiguió cortar una oreja y dar la vuelta al ruedo en el segundo de su lote, tras demostrar momentos de firmeza y una estocada de perfecta ejecución.

El diestro albaceteño, Antón Cortés, esperaba salir por la Puerta Grande igual que lo hizo en la Feria del pasado año 2007, sin embargo tan sólo consiguió cortar un apéndice en el primero de la tarde.

Cortés abría plaza arropado por el cariño de la afición albaceteña, con la responsabilidad y el privilegio que supone lidiar en la Feria de su tierra. Buena actuación de Cortés con el capote y la espada que le llevaron a pasear una oreja y dar vuelta al ruedo, a pesar de que la petición no fue mayoritaria.

Con el cuarto de la tarde, Cortés se entregó a fondo haciendo gala de su habitual elegancia toreando, realizando incluso algunos pases de rodillas en el tercio, nada habitual en el diestro albaceteño. La vuelta al ruedo fue para el toro, por su buena embestida, mientras que Cortés se tiene que conformar con saludar desde los medios tras ovación al fallar en repetidas ocasiones con los aceros.