Desde el Grupo Popular en el ayuntamiento de no comparten el alarde de satisfacción y optimismo del alcalde socialista en materia sanitaria; para ello, la concejal popular Belén Torres, le ha enviado un mensaje a pidiéndole humildad, “pues en estos años hemos visto como nuestro hospital no ha crecido, ha perdido oportunidades, y lo que es peor, se ha utilizado como instrumento político por el alcalde socialista, sin importarle la calidad asistencial”.

Torres ha preguntado al alcalde socialista por el servicio de diálisis que prometió en campaña electoral, y le insiste en “ser más humilde, pues cuando habla de satisfacción, vemos como los tiempos de espera para ser intervenido quirúrgicamente en traumatología, por ejemplo, son escandalosos, año y medio o dos para una prótesis de rodilla, o cuando para la primera consulta de la misma especialidad puede pasar de siete u ocho meses”.

Para la concejal popular “un alcalde nunca puede ser optimista cuando vemos cómo en la consulta de cardiología, tras las pruebas, tardan seis meses o más en atenderte”.

Es por todo esto, sugiere Torres, que el es el único partido que se opone a crear una comisión de estudio sobre las listas de espera, “se ha opuesto a poner en marcha una auditoría para saber el número real de pacientes que esperan a ser atendidos, se ha opuesto a crear una ley que regule los tiempos máximos de listas de espera, lo que nos lleva a preguntarnos qué es lo que están ocultando”.

Ha recordado la concejal popular que más del 70% de las quejas y reclamaciones de los usuarios y pacientes tienen que ver con las listas de espera, “uno de los motivos que no deberían dejar a Alberto González mostrar esa satisfacción tan falsa, además de ser cómplice de la falta de profesionales, como anestesistas, aspectos que lo único que hacen es ocasionar sufrimiento a los ciudadanos”.

Belén Torres ha repasado la política sanitaria de la legislatura, empezando por la apertura de la planta del Hospital “que ha sido el mayor timo en el ámbito sanitario que se haya conocido en nuestro hospital, abriéndola unos meses antes de elecciones, y que no amplía la mejora en la atención a los pacientes, pero sí el gasto y el esfuerzo de los profesionales”. Por todo esto, Torres se muestra indignada ya que “ahora el alcalde socialista viene con la política del miedo, amenazando con que si el PP vuelve, la volverá a cerrar; desde el PP le decimos que se deje de manifestaciones arcaicas y que no tome más el pelo a los ciudadanos, que sea un poco más serio”.

Volviendo a la resonancia magnética, Torres recuerda al alcalde socialista que llevan anunciando desde 2016 que su puesta en marcha es inminente, “y estamos en enero 2019 y no hay resonancia, lo que demuestra que Alberto González, aquel que prometía en su programa electoral que ya no habría más desplazamientos para tener ese servicio, es el mismo caradura que se siente satisfecho de que tengamos que esperar para hacernos una resonancia y además, desplazarnos a otros hospitales con el desembolso económico que supone y el trastorno que ocasiona”.

Ha finalizado haciendo hincapié en “la desfachatez de este alcalde, que además, ni se fía de Page, como demuestra cuando dice que espera que el presidente de la región cumpla sus promesas; claro está, es el resultado de ver cómo se ha resuelto el segundo centro de salud para Villarrobledo. Todo esto deja claro que han sido cuatro años llenos de mentira, vendiendo humo por parte de aquellos que venían a salvar la sanidad, y por todo esto no se pueden mostrar satisfechos”.