El presidente de la Diputación, , se ha desplazado hasta el Centro de Recogida que se convierte en el eje del programa de control de la población canina que tiene en marcha la Institución provincial y que se conoce como ‘Emperrados’.

Lo ha hecho junto a la vicepresidenta y el diputado de Juventud y Deportes, . Juntos, han recorrido las instalaciones y han conocido al detalle cuanto en ellas se hace gracias a las explicaciones que les han ido ofreciendo la veterinaria y responsable del programa, ; el jefe del Servicio de Medio Ambiente Ricardo Marcilla y María Calabuig, integrante del a Municipios, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

Blázquez ha explicado a los responsables de la Institución provincial cuál es el protocolo que se sigue en él, estando uno de sus grandes éxitos “en la contención de entradas y la salida a través de protectoras, con las que se trabaja muy estrechamente”.

Tras mejorar el pliego de condiciones, desde junio de este año la empresa que se encarga de este servicio profesionalizado es Athisa. Su contrato tiene 24 meses de duración, prorrogable hasta cinco años, siendo el 50 por ciento de la adjudicación del contrato en lo económico corresponde a la Diputación y, el otro 50 por ciento, se hace entre los distintos municipios adheridos.

Así, se trata de un presupuesto de 360.000 euros al año, que se traducen en unos tres euros por habitante por ejercicio. De esa cantidad total, 25.000 euros se destinan a las asociaciones protectoras de animales legalmente constituidas que adopten los perros recogidos. Ese dinero les supone una importante ayuda para compensar los gastos derivados de la búsqueda de un adoptante definitivo así como de la atención del perro hasta que ese momento llega.

DIPUTACIÓN COMPROMETIDA

Para este año, la Diputación tiene prevista la entrega de un equipo de radiodiagnóstico veterinario, de un programa informático para el manejo y la gestión del servicio y del propio Centro de Recogida, de una página web para facilitar la recuperación de perros extraviados y fomentar las adopciones, un remolque para transportar a los animales, así como mobiliario, material, equipos informáticos y material veterinario.

Desde que este programa se pusiera en marcha en 2009 se han recogido más de 4.000 perros (en 2018, fueron 348 y, en lo que va de año, casi 150). Del total, 242 fueron recuperados por sus propietarios (21 en 2018 y, en lo que va de 2019, hasta 8 han podido volver a su hogar). 3.321 han sido entregados en adopción desde 2009 (288 el año pasado y, en lo que va de este ejercicio, casi 120).

El presidente ha felicitado a todo el personal implicado en ello y, junto a la vicepresidenta del área, se ha comprometido a continuar apostando por este programa contribuyendo a su paulatina mejora en todo aquello en lo que la Diputación pueda ir caminando conforme sea posible.