La desesperación de los trabajadores de la empresa de vigilancia les ha llevado este pasado martes a las puertas del para reivindicar la recuperación de su puesto de trabajo.

En Castilla-La Mancha, tras varias licitaciones para hacerse cargo de los servicios de vigilancia de los centros penitenciarios, el contrato público se ha quedado sin adjudicatario “ninguna empresa de vigilancia ha querido hacerse cargo de estos servicios y asumir las deudas que ha dejado Ombuds. De momento, estos 26 trabajadores están viviendo una pesadilla y se encuentran en la calle sin saber cuándo volverán a recuperar su puesto de trabajo”, ha manifestado , secretaria provincial de la y Servicios de .

Así mismo, Cabañero ha exigido al ministro Marlaska que “tome cartas en el asunto y busque cuanto antes la manera de restablecer los puestos de trabajo de estos 26 trabajadores”.

Además, Cabañero ha pedido “celeridad” al ministro para retomar el asunto y elaborar con la máxima urgencia un nuevo concurso dotado económicamente para que no se vuelva a repetir esta situación de quedarse desierto.