El ‘modus operandi’ de los detenidos consistía en aprovechar las horas de madrugada para forzar puertas de acceso de diversos locales de la ciudad, para una vez dentro sustraer dinero y efectos que luego vendían a terceros. Generalmente uno de ellos era quien entraba al local y sustraía los efectos, mientras que los otros realizaban funciones de seguridad fuera del establecimiento, ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

Fruto de las investigaciones y vigilancias de los agentes policiales, se pudo concretar que los tres acusados compartían un piso, de tal manera que elegían los establecimientos cercanos al inmueble para una vez cometidos los robos refugiarse rápidamente en este y evitar ser detectados con efectos sustraídos.

Tras la detención de uno de los individuos, los investigadores de la Policía Nacional realizaron una entrada y registro en el piso franco, donde se intervinieron efectos provenientes de otros tres robos con fuerza en establecimientos, así como de un robo con violencia sufrido por un joven a través del “mata ”. Los otros dos varones, fueron detenidos por los hechos relatados una vez realizada la entrada y registro.