Las actuaciones se iniciaron el pasado mes de septiembre cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la sustracción de dos perros, de raza galgo, que se encontraban en una parcela del término municipal de Montealegre, para lo cual sus autores tuvieron que fracturar su vallado perimetral, según ha informado la Benemérita en nota de prensa.

A raíz de estos hechos la Guardia Civil comenzó una serie de investigaciones en las localidades cercanas de la provincias albaceteña, valenciana, alicantina y murciana sobre el entorno de las personas que utilizaban estos animales para la caza de la liebre con el fin de localizar a los animales.

Curiosamente, cuando el propietario de los animales se encontraba cazando en un paraje del término municipal de Alpera, observó a varias personas que llevaban consigo a su canes, a los que reconoció sin género de dudas, por lo que tras recuperar sus animales comunicó los hechos a la Guardia Civil.

Con la información que pudo recabar la Guardia Civil en la localidad alperina se logró identificar a las tres personas que portaban los animales, siendo localizadas y detenidas días después por el robo de los animales, que ya se encuentran poder de su legítimo propietario y en perfecto estado de salud.

Las diligencias policiales, instruidas por la Guardia Civil de Montealegre del Castillo, han sido entregadas en el Juzgado de guardia la localidad albaceteña de .