El Grupo municipal propondrá que el Ayuntamiento sea menos permisivo con la circulación de camiones de gran tonelaje por la ciudad de Albacete y que restrinja la concesión de autorizaciones especiales para los casos que contravienen la Ordenanza municipal de Circulación, con el fin de evitar que la excepcionalidad se convierta en lo habitual.

Así lo ha manifestado la concejala de Unidas Podemos, , a raíz de la Comisión informativa de Movilidad celebrada el pasado viernes, y en la que se debatió sobre este asunto debido a las diferentes peticiones de autorizaciones especiales por parte de empresas que utilizan vehículos de mercancías, cuyo tonelaje excede las limitaciones de la Ordenanza Municipal de Circulación.

Nieves Navarro ha explicado que la Ordenanza Municipal de Circulación vigente establece que dentro de la población el tonelaje máximo permitido para los vehículos de mercancías es de 13 toneladas, salvo en la zona restringida (delimitada por las calles Alcalde Conangla, Paseo de la Cuba, , De la Cruz, San Agustín, Plaza de Carretas, Santa Quiteria, Puerta de , Batalla del Salado) en donde el máximo se reduce a 5 toneladas.

No obstante, esta misma ordenanza permite conceder autorizaciones especiales a empresas que se dediquen al transporte de mercancías bajo petición al Ayuntamiento, siempre y cuando cumplan una serie de condiciones como son respetar las fechas, horarios e itinerarios.

“Lo que no compartimos desde Unidas Podemos es que lo que debería tener un carácter excepcional, en la práctica se ha convertido en algo habitual, ya que la mayoría de peticiones de las empresas son atendidas. Ello significa que por nuestra ciudad se está dejando circular a vehículos de 18 y 26 toneladas, excediendo ampliamente los límites de 5 y 13. Si esto es la tónica general no entendemos el cometido del artículo 13 de la Ordenanza que se refiere a las limitaciones a la circulación de vehículos de mercancías”.

Unidas Podemos considera que las empresas que se dedican al transporte de mercancías deben ceñirse a las Ordenanzas vigentes en los municipios en los que operan y adaptar su flota para no incumplir las normas, en lugar de ser el Ayuntamiento el que tenga que adaptarse a la flota de las empresas.

“No obstante, si a Unidas Podemos nos preocupa que el Ayuntamiento levante la mano a la hora de conceder autorizaciones especiales para todo un año, aún nos preocupa más que haya empresas que campen a sus anchas porque ni siquiera se toman la molestia de solicitar la autorización especial. Y lamentamos que, aunque esta infracción se cometa de forma recurrente, desde el Ayuntamiento no se actúe con firmeza dando las instrucciones oportunas a la para que controle y sancione a los vehículos que hacen la carga y descarga incumpliendo la Ordenanza y sin contar con la autorización especial. Nos parece injusto que haya empresas que incumplan las normas sistemáticamente con total impunidad, y que tampoco se les obligue a subsanar los desperfectos que provocan en las aceras”.

Aunque el concejal de Movilidad se comprometió en la Comisión a crear un grupo de trabajo para abordar este tema, desde Unidas Podemos adelantamos que vamos a apostar por restringir la circulación por la ciudad de vehículos de mercancías cuyo tonelaje exceda ampliamente los límites establecidos. En sintonía con lo que ya apuntan los servicios técnicos en algún informe, consideramos que las empresas deben ir adaptando sus flotas de vehículos a las normas municipales, en lugar de que sea el Ayuntamiento el que tenga que acomodarse a lo que las empresas quieren.

Creemos además que el apoyo al comercio local pasa también por exigir a las grandes empresas que no impongan sus criterios ni sus formas de trabajar, ya que no es lo mismo en términos económicos ni laborales poder utilizar un camión de gran tonelaje con un solo conductor, que tener que recurrir a vehículos más pequeños y por tanto a más conductores.

Por lo tanto, Unidas Podemos considera que en lugar de levantar la mano, el Ayuntamiento debería ser más restrictivo de tal forma que las empresas vayan acomodando sus vehículos a la realidad de las ciudades, que además, en el caso de Albacete, ha emprendido después de muchos años el camino para reducir la presencia de vehículos contaminantes en el centro de la ciudad.