Al igual que la Plataforma de Regantes y Usuarios de la Cabecera del Segura y que el Gobierno regional, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha (UPA) ha presentado alegaciones y se ha personado contra la pretensión de poner en marcha diez pozos de sequía en el sureste de la provincia de Albacete que supondrían la pérdida de más de 10 hectómetros cúbicos de agua para nuestros regantes en beneficio de los de Murcia.

La medida es considerada en la UPA como “un nuevo ataque contra los intereses de los usuarios de la cabecera del Segura en la provincia albaceteña” tal y como ha manifestado su secretario general regional, , más cuando estamos hablando de derivar agua de una zona que es especialmente sensible.

“Se trata de un área en la que diez masas de agua están declaradas como sobreexplotadas, lo que supone 1.940 Km2 de superficie, lo que ya de por sí supone que nuestros regantes de la cabecera del Segura en la provincia de Albacete sólo tendrían disponibles 32Hm3 de agua de los 92Hm3; de ponerse ahora en marcha además esos diez pozos, la situación nos llevaría al secano para los usuarios albaceteños de esa zona”, ha explicado Morcillo.

Además, ha subrayado que el procedimiento seguido para la tramitación de estos pozos es “claramente ilegal” porque se hace por la vía simplificada y sin tener en cuenta las opiniones de todos los implicados ni sus alegaciones, cuando “la ley determina que (al hablar de un trasvase de más de 10Hm3 de agua) debería seguirse un procedimiento ordinario y cuando, además, la propia regulación del Tajo-Segura prohíbe trasvases de aguas subterráneas (como se estaría haciendo de forma encubierta con estos pozos)”.

Desde la Plataforma de Regantes y Usuarios de la Cabecera del Segura, su presidente, , ha manifestado también su indignación ya que considera que existe (una vez más) “mala fe e hipocresía” en el fondo y la forma de la medida.

Se pregunta si nuestros regantes son “moneda de cambio” y advierte que desde la Plataforma siguen ampliado sus demandas contra la : “La última, por falsedad documental y cohecho, contra la ha sido admitida a trámite”, ha explicado, mostrando su hartazgo ante el trato recibido por nuestros regantes desde la Confederación y por los procedimientos empleados en beneficio del levante dentro de una política que ha tildado como “de estómagos agradecidos”.

Estos diez pozos de sequía afectarían a entre 3.000 y 3.500 regantes de la provincia de Albacete que, como ha concluido Julián Morcillo, consideran que “no pueden ser siempre los mismos los que sean solidarios con todo” en torno al agua.