El gesto se ha completado con una visita a los campamentos de época, instalados en la avenida de la y que recrean como era la vida de los militares en el siglo XVIII, donde han estado acompañados por eel concejal delegado de la recreación histórica, , y el alcalde de (Italia).

Además, tanto Núñez como Moreira i Català han visitado la sala de exposiciones donde se exhibe el cuadro de Pallota y Ligri (1709), delante del cual los representantes del pueblo valenciano y almanseño han cerrado las heridas del pasado 311 años después de una cruenta guerra que se decidió con la batalla que tuvo lugar en los campos almanseños y que marco el destino de España y Europa, con especial incidencia en el pueblo valenciano, que perdía sus fueros como consecuencia de la misma.

El acto de reconciliación se ha producido delante del cuadro más simbólico para la Batalla de Almansa, el de Pallotta y Ligri (1709), propiedad del Museo del Prado y depositado en las Cortes valencianas, que desde este viernes preside la exposición ‘Un cuadro para un rey’ en la Oficina de Turismo de Almansa. En dicho marco, ambos máximos representantes políticos se fotografiaban como muestra de superación de rencores del pasado y símbolo de unión entre ambos pueblos hermanos.

La visita se ha completado con un acto social de enorme valor para la Batalla de Almansa, el de los descendientes. Dicho evento, promovido por la recientemente creada asociación de descendientes de la Batalla de Almansa, ha reunido en el municipio a medio centenar de los cerca de 2.000 descendientes ya localizados de la Almansa de 1707.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, el trabajo que están realizando un grupo de almanseños apasionados de la historia y del municipio está permitiendo localizar a miles de personas que tienen vinculación con la ciudad, algo que la mayoría desconocían.