Durante el pasado mes de octubre, se ha celebrado la práctica totalidad de los Consejos de de la ciudad (CSC), a falta de cinco que tendrán lugar a partir de la próxima semana. Estas reuniones se convocan cada inicio de curso y en ellas participan, con voz y voto, los servicios municipales de participación, las asociaciones, que tienen sede en cada uno de los centro,s y los concejales de Barrios y Participación.

En esta ocasión, los consejos de centro han estado presididos por , en calidad de concejala de Barrios y Pedanías, acompañada por el concejal de Participación, . El objetivo de estas reuniones es aprobar los distintos usos del centro, los calendarios de las diversas actividades que se desarrollan en cada uno de los CSC y los horarios de apertura y cierre. Además, se analizan las diferentes necesidades del Centro en cuestión con el fin de encontrar una solución.

Para la concejala de Barrios, Ana Albaladejo, “durante la celebración de estos Consejos de Centro hemos podido comprobar el gran dinamismo y compromiso del tejido asociativo vecinal que tiene nuestra ciudad y sus pedanías, aprobando calendarios de actividades que llenan todas sus aulas todos los días del año y durante todas las horas del día. En total, más de 300 actividades y cursos, entre los que se encuentran desde los más demandados como pilates, zumba, manualidades o clubes de lectura, hasta formación inicial en idiomas, bolillos, folklore o las actividades de la . Igualmente, cabe destacar que el movimiento vecinal se siente muy presente en estos centros, no solo dotándoles de vida y contenido, sino también siendo portavoces de las reivindicaciones del barrio y del centro, de las que hemos tomado buena nota”.

Por otra parte, el concejal de Participación, Manuel Martínez, asegura que “era muy importante mantener la mayoría de estas reuniones en el mes de octubre, con el fin de reflejar sus necesidades de mejora en la propuesta de Presupuestos Municipales, que está elaborando el Equipo de Gobierno municipal. Tenemos un gran legado de las primeras de la democracia en Albacete, que construyeron la mayoría de los centros que hoy tenemos, siendo los más antiguos los de Hermanos Falcó o Vereda. Y nos corresponde ahora mantenerlos con calidad, mejorar sus instalaciones y ampliar la red de centros en los nuevos barrios”.

Asimismo, Manuel Martínez precisa que “en general, el estado de los centros dista bastante de ser el ideal, nos hemos encontrado con espacios que se han quedado pequeños, sistemas de calefacción muy antiguos que no funcionan correctamente, deficiencias importantes en cuanto a la eficiencia energética, debido a los ventanales antiguos y la falta de aislamiento térmico o situaciones que es difícil comprender que se den en el año 2019, como que haya centros con escaleras y sin ascensor como en los barrios Hospital y San Pablo y en las pedanías de Argamasón o , entre otros, y que la gran mayoría de los centros no tenga conexión Wi-Fi, para las personas que los utilizan”.

En cuanto a las necesidades, ambos concejales se han comprometido a “atenderlas, dejando, al finalizar este mandato, la gran mayoría de los centros socioculturales listos para su uso y disfrute con calidad por otros veinte años”, concluye Ana Albaladejo.