El consejero de Agricultura, y Desarrollo Rural del , , ha dicho que sería “una vergüenza y una falta de respeto” que el autorice un trasvase adicional de 18 hectómetros cúbicos de agua desde la cabecera del Tajo al Segura en el caso de que Entrepeñas y Buendía superen los 645 hectómetros en los que está fijada la situación de nivel 2, toda vez que según la medición de este mismo viernes coloca el nivel embalsado en 620.

Así lo ha puesto de manifiesto a preguntas de los asistentes a un desayuno informativo organizado por un diario digital, donde ha insistido en que “no se pueden tomar decisiones unilaterales” en este sentido.

Así, ha recordado que si el Ministerio de Agricultura toma esa decisión, se crearía un problema medioambiental en Castilla-La Mancha, una administración que pese a no estar en la toma de decisiones tendría que afrontar ese problema sobrevenido.

“No se puede reducir el debate a que si se llega a un nivel determinado se autorice liberar agua. Creo que el Gobierno central tiene la responsabilidad de hacer una propuesta de verdad y dejarse de crear conflictos entre regiones. No queremos conflictos con , con quien tenemos buena relación. Ahora bien, si hay agua en Castilla-La Mancha, primero aquí”, ha subrayado.

CASTILLA-LA MANCHA TIENDE LA MANO

Martínez Arroyo ha insistido en que es necesario un pacto en materia de agua en España, recalcando que el Gobierno de Castilla-La Mancha “tiende la mano permanentemente y pidiendo al Gobierno estatal que actúe para resolver el problema antes de que venga otra época de sequía.En su opinión, “hay que hacer uso del sentido común para que el agua ayude a generar riqueza en esta región”.

Ha considerado que va a ser “difícil” llegar a ese acuerdo nacional. “No puede taparse con una medida puntual, porque parece que no hay más cosas que decidir en este país que aprobar un trasvase cuando se supera el mínimo de 400 hectómetros cúbicos”, ha dicho.

Martínez Arroyo ha citado al municipio de como “evidencia” de que el problema del río Tajo “no es sólo de Castilla-La Mancha” y como ejemplo que los trasvases “no respetan a la cuenca cedente”.

Algo que también ocurre con los regantes del río Alberche, que “han tenido restricciones y han visto como nadie iba a solucionar su problema”.

“Parecía que el problema era sólo de los regantes de Murcia. Pero en el resto de nuestra región los problemas son parecidos, como en el Guadiana, que no puede esperar más tiempo”, ha apuntado, mostrando su “pena” por el hecho de que no se lleguen a acuerdos para regular los pozos de esa cuenca.

Por ello, el titular de Agricultura ha enfatizado que se daría “un buen ejemplo” si las administraciones se pusieran de acuerdo en esta materia.

JÚCAR Y SEGURA

Para el consejero, es “difícil de explicar” otras problemáticas con las cuencas que pasan por la región como en el caso del Júcar y el Segura. Para Martínez Arroyo, “no se puede explicar que en una zona de la cuenca se hagan inversiones y que en la otra parte no se haga”.

“Creo que cada uno tiene que explicar su responsabilidad y no excluir de la toma de decisiones a nadie. A Castilla-La Mancha no le llega agua de otros territorios. Más solidarios no podemos ser. Pero queremos que el agua que pasa por aquí genere riqueza aquí”, ha subrayado.

Ha añadido que hoy “es posible tener la huerta que hay en Murcia también en Albacete”, algo para lo que, lo único que se necesita es el agua que se va a la Región murciana.